Svyatopolk i

(c. 980-1019), gran príncipe de Kiev, en sustitución de Vladimir Svyatoslavich, el cristianizador de Rus.

La identidad del padre de Svyatopolk es incierta. Alrededor de 980, después de que Vladimir mandó matar a su medio hermano Yaropolk, se acostó con la esposa griega de Yaropolk, una ex monja, y ella dio a luz a Svyatopolk. Debido a que nació de adulterio, explica el cronista, Svyatopolk ("el Maldito", denominación por la que se le conoció) fue estigmatizado por el resto de su vida. Sin embargo, Vladimir lo trató como a su hijo. Parece que antes de 988 le dio a Svyatopolk la ciudad de Turov. Mientras estuvo allí, Svyatopolk estableció relaciones amistosas con los polacos y, alrededor de 1013, se casó con la hija de Boleslaw I y aceptó el cristianismo latino. Más tarde conspiró con los polacos contra Vladimir, y este último lo encarceló. Después de la muerte de Vladimir en 1015, Svyatopolk, supuestamente su hijo mayor sobreviviente, sobornó a los kievanos para que lo aceptaran como su príncipe, aunque muchos preferían a su medio hermano Boris, tal vez de acuerdo con el deseo de Vladimir. Debido a que la sucesión de Svyatopolk fue cuestionada, inició una feroz campaña para erradicar a sus medio hermanos, quienes representaban una amenaza para su gobierno. Así hizo matar a Boris, Gleb y Svyatoslav. En 1016, sin embargo, Yaroslav de Novgorod y sus varangianos derrotaron a Svyatopolk y sus pechenegos cerca de Lyubech. Svyatopolk huyó a los polacos, donde Boleslaw I se unió a él; juntos desalojaron a Yaroslav de Kiev en julio de 1018. En 1019, después de la partida del rey, Yaroslav atacó a Svyatopolk y lo derrotó. Cuando Svyatopolk huyó, su razón y fuerza le fallaron, y murió en algún lugar entre las tierras polaca y checa.