La batalla del Río Ugra

El momento decisivo de la campaña defensiva liderada por Iván III contra la horda de Khan Ahmad, en octubre-noviembre de 1480.

Las relaciones entre la Gran Horda y Moscú entraron en crisis en la década de 1470. Iván III se negó a reconocer la soberanía de Akhmad o pagarle tributo. Entrando en una alianza anti-moscovita con el gran príncipe de Lituania y el rey polaco Casimiro, Ahmad comenzó a hacer campaña a finales de la primavera de 1480. Iván III adoptó tácticas defensivas: en julio marchó a la ciudad de Kolomna y ordenó a sus tropas vigilar la orilla del río Oka, pero Ahmad no hizo ningún intento de forzar el Oka; en cambio, se trasladó hacia el oeste hasta el río Ugra, donde esperaba encontrarse con su aliado, el rey Casimir. Este último, sin embargo, nunca llegó.

Durante varios meses ambos bandos contemporizaron y recién en octubre estallaron los enfrentamientos. Las tropas moscovitas, dirigidas por el hijo de Iván III, Iván, y el hermano Andrés, rechazaron varios intentos tártaros de cruzar el Ugra. Los enfrentamientos se alternaron con negociaciones que, sin embargo, no tuvieron éxito. Finalmente, el 11 de noviembre de 1480, el Kan se retiró, reconociendo así el fracaso de su intento de restaurar su señorío sobre Rus.

En la tradición histórica rusa, este evento se celebra como el fin del yugo mongol. Las raíces de esta tradición se remontan a la década de 1560, cuando el autor anónimo de la llamada Historia de Kazán escribió sobre la disolución de la Horda tras la muerte de Ahmad (1481) y aclamó la liberación de las tierras rusas del yugo musulmán y la esclavitud. En la historiografía moderna, Nikolai Karamzin fue el primero en vincular la liberación con los acontecimientos de 1480. Más tarde, las publicaciones soviéticas se hicieron eco de esta opinión. Otro juicio sobre los mismos hechos fue pronunciado por el famoso historiador ruso del siglo XIX, Sergei Soloviev, quien atribuyó la caída del yugo no a las hazañas heroicas de Iván III sino a la creciente debilidad de la propia Horda. El mismo argumento fue presentado por George Vernadsky (1959), quien sostuvo que Rus se liberó de la dependencia de la Horda no en 1480 sino mucho antes, en la década de 1450. En opinión de Anton Anatolevich Gorskii, la liberación no debería estar fechada en 1480 sino en 1472, cuando Iván III dejó de rendir tributo al Khan.

Los aspectos militares del evento de 1480 también siguen siendo controvertidos. Algunos estudiosos consideran la batalla como una operación militar a gran escala y honran el talento estratégico de Iván III; pero otros enfatizan sus vacilaciones o incluso niegan que haya tenido lugar alguna batalla, refiriéndose a los eventos de 1480 simplemente como el "Stand on the Ugra River" (Halperin, 1985).