Ridgway, rozanne lejeanne

Rozanne Ridgway (nacida en 1935), una de las primeras mujeres en tener un gran impacto en el servicio exterior de los Estados Unidos, fue negociadora en jefe de las cinco históricas cumbres entre el presidente estadounidense Ronald Reagan y el líder soviético Mikhail Gorbachev en la década de 1980. En esta y otras diplomacias, se destacó por romper las barreras entre los bloques de Estados Unidos y la Unión Soviética durante los últimos años de la Guerra Fría.

Pionero del servicio exterior

Rozanne Lejeanne Ridgway nació en St. Paul, Minnesota, el 22 de agosto de 1935. Era hija de Henry Clay Ridgway y Ethel Rozanne Cote Ridgway. Su padre era empleado de una gasolinera y su madre era ama de casa y crió a tres hijos. Creció en una casa modesta y se abrió camino hasta la escuela secundaria vendiendo catálogos de Montgomery Ward. Se graduó de la Universidad Hamline en St. Paul con una licenciatura en ciencias políticas y su mirada puesta en una carrera en el servicio exterior. Su clase de ingreso tenía seis mujeres, y Ridgway fue la única que tuvo una carrera completa dentro del departamento.

En 1986, Ridgway, entrevistado por Jeff McCrehan para el Monitor de la ciencia cristiana, reflexionó sobre su ingreso en el servicio exterior predominantemente masculino de los Estados Unidos en 1957: "... [Mis primeros años en el servicio tuvieron obstáculos, pero algunos de ellos fueron obstáculos de credibilidad. Yo tenía 21 años. No me hubiera preguntado para tomar decisiones importantes en política exterior, y creo que, como una mujer joven que nunca había vivido en el extranjero, me veían como alguien que tal vez no entendiera seriamente todo el significado de una carrera en diplomacia ". Después de siete años en el servicio, Ridgway comenzó a especializarse en análisis político europeo.

Primeros éxitos diplomáticos

Al principio de su carrera, Ridgway tuvo éxito en el manejo de asuntos tan antiguos como los derechos de pesca en Brasil, Perú y las Bahamas. En 1975, Ridgway fue nombrado subsecretario adjunto de estado para océanos y pesca. Su trabajo la llevó por todo el mundo y en solo 18 meses organizó 19 tratados diferentes, incluido el tratado de derechos de pesca en alta mar de 200 millas.

También negoció con éxito el regreso de ciudadanos estadounidenses de Checoslovaquia, que entonces todavía formaba parte del bloque del Este controlado por los soviéticos. El plan que utilizó se consideró un modelo para eventualmente normalizar las relaciones con Cuba.

En 1977, el presidente Jimmy Carter la nombró embajadora en Finlandia. Fue la primera mujer funcionaria de carrera en ser nombrada en una embajada europea. En 1980, Ridgway ayudó a coordinar la Conferencia de Derechos Humanos en Madrid y colaboró ​​en la creación de una política sobre Polonia, que estaba comenzando a romper con el control soviético.

En 1983, aceptó un puesto como embajadora en Alemania Occidental. Mientras servía allí durante dos años, conoció y se involucró con Theodore Deming, un comandante de la Guardia Costera que estaba siendo enviado a una asignación en Alaska. Se las arreglaron para arreglar las cosas a pesar de las distancias y finalmente se casaron.

Negociador en cumbres

Durante el segundo mandato de la presidencia de Ronald Reagan, Ridgway fue el negociador principal de las cinco cumbres históricas entre Reagan y el líder soviético Mikhail Gorbachev. Oficialmente, su primer puesto fue asistente especial de la Secretaría de Estado de Negociaciones. Luego fue nombrada subsecretaria de Estado para Europa y Canadá. Con la cuidadosa asistencia de Ridgway, los dos líderes negociaron las primeras reducciones significativas en armas nucleares. Sus conversaciones finalmente anunciaron el final de la Guerra Fría.

Cuando la administración del presidente George HW Bush destituyó a Ridgway de su cargo en asuntos europeos, la decisión fue ampliamente criticada. El economista, en un artículo del 20 de mayo de 1989, caracterizó a Ridgway por dejar ese cargo "a regañadientes".

Después del servicio gubernamental

Cuando dejó el servicio gubernamental, Ridgway se desempeñó como presidenta del Atlantic Council en Washington DC desde 1989 hasta 1992. Cuando habló con el Women's National Democratic Club el 18 de junio de 1992, habló de la importancia de definir el papel global de los Estados Unidos. Estados, diciendo: "La prosperidad, la seguridad y la libertad es el propósito de nuestra política exterior. Hay un mundo más allá de nuestras fronteras y continúa con o sin nosotros. Es de nuestro interés tomar la iniciativa".

En su entrevista con McCrehan en 1986, Ridgway señaló que había hecho 15 movimientos en sus 30 años en el servicio gubernamental. Cuando se le preguntó qué rasgos debería buscar el Departamento de Estado en los diplomáticos, Ridgway dijo: "Creo que el Estado realmente necesita un grupo de personas con una educación amplia. Yo diría que [el Servicio Exterior necesita personas basadas en] la historia, la economía y Shakespeare, individuos que tienen un sentido de integridad y principios que es inquebrantable ".

Cuando se le preguntó si alguna vez había tenido que comprometer su propia ética durante las negociaciones de alto nivel, recordó que hubo momentos "en los que participé en discusiones profundas y muy serias sobre qué curso de acción debería seguir nuestro país ... me encontré centrando mis preferencias en una de esas opciones y el liderazgo del gobierno de la época ... ha elegido otra. Y estaba en una posición en la que tenía que llevar a cabo [la decisión] ". Dijo que llevar a cabo esas decisiones nunca implicó un compromiso de la ética o la integridad.

Ridgway entró en el mundo de los negocios privados cuando dejó la política. Las juntas directivas en las que se desempeñó después de 1992 incluían a 3 M Corporation, RJR Nabisco, Union Carbide Corporation, Bell Atlantic, Citicorp, Citibank, Emerson Electric Company y Boeing. También se ha desempeñado como fideicomisaria en su alma mater, la Universidad de Hamline, y en la junta directiva de Brookings Institution, la Academia Estadounidense de Diplomacia, el Consejo de Derecho Oceánico, Partners for Democratic Change, Catalyst y el Instituto Aspen.

En 1998, Ridgway fue incluida en el Salón Nacional de la Fama de la Mujer. También se desempeñó como miembro de Sara Lee Corporation, New Perspective Fund y Emerson Electric Co. después de 2002, así como fideicomisaria de la National Geographic Society, Brookings Institution y la Fundación George C. Marshall.

Libros

Marqués quién es quién de las mujeres estadounidenses, 19a edición, Reed Reference Publishing, 1995.

Publicaciones periódicas

Business Journal (al servicio del área metropolitana de Milwaukee), Febrero 27, 2002.

Business Journal (al servicio de Phoenix y el Valle del Sol), Noviembre 7, 1997.

Monitor de la ciencia cristiana, Noviembre 6, 1986.

El economista, 20 de mayo de 1989; 7 de julio de 1990.

Relaciones Exteriores, Noviembre-diciembre de 1995.

PR Newswire, Febrero 26, 2002.

Revista empresarial de Puget Sound, Septiembre 3, 1993.

Despacho del Departamento de Estado de EE. UU., Abril 1, 1991.

En Línea

"Personal de conferencias de enriquecimiento, Embajadora Rozanne Ridgway", Sitio web del crucero por el río Oninoco,http://www.nauticom.net (Diciembre 9, 2003).

"Ceremonias de graduación de la Universidad de Hamline programadas para el 24 de mayo" Sitio web de la Universidad de Hamline,http://www.hamline.edu (Diciembre 9, 2003).

"La conferencia de George C. Marshall de 1994", Sitio web de la ciudad de Vancouver, Washington,http://www.ci.vancouver.was.us (Diciembre 9, 2003).

"EE. UU. Busca formas de abordar los conflictos étnicos mundiales", Sitio web de la Organización del Tratado del Atlántico Norte,http://www.fas.org (Diciembre 9, 2003).