Privilegios e inmunidades de los ciudadanos

Privilegios e inmunidades de los ciudadanos. La Constitución de los Estados Unidos contiene dos cláusulas que abordan los privilegios e inmunidades de los ciudadanos. El primero, en el Artículo IV, Sección 2, garantiza que los ciudadanos de cada estado tendrán derecho a todos los privilegios e inmunidades de los ciudadanos en los varios estados. Los artículos de la Confederación incluían una disposición similar, pero ni los artículos ni los redactores de la Constitución proporcionaron un significado claro para esta nueva sección. No proporcionaron una definición de privilegios e inmunidades, ninguna prueba de ciudadanía estatal y ninguna indicación de si el ciudadano tenía derecho a estos privilegios en su propio estado, cuando estaba temporalmente en otros estados, o en ambos. El juez Bushrod Washington dio la primera definición autorizada en Corfield contra Coryell (1823). Los privilegios e inmunidades protegidos, dijo, son aquellos "que son, por su naturaleza, fundamentales; que pertenecen, de derecho, a los ciudadanos de todos los gobiernos libres". Como ejemplos sugirió la protección del gobierno y el derecho a adquirir y poseer propiedades, a entablar acciones judiciales y a viajar de un estado a otro.

Cincuenta años después, en los Casos Matadero (1873), la Corte Suprema dictaminó que, cualesquiera que fueran estos derechos, la Constitución exigía que, como los estados otorgaban o establecían privilegios e inmunidades a sus propios ciudadanos, "lo mismo, ni más ni menos, será la medida de los derechos de los ciudadanos de otros Estados dentro de [su] jurisdicción ". Sin embargo, los estados podrían tratar a los ciudadanos de fuera del estado de manera diferente a sus propios ciudadanos cuando hubiera motivos razonables para hacerlo. Por tanto, el derecho al voto se limitó a los ciudadanos del estado. A los estudiantes de otros estados se les podría cobrar tasas de matrícula más altas en las universidades estatales. Las tarifas para las licencias de caza y pesca podrían ser más altas para los no residentes, que no contribuyeron con impuestos locales al mantenimiento del dominio público, pero las tarifas no podrían ser prohibitivas. Los practicantes de ciertas profesiones vitales para el interés público, como la medicina y el derecho, no podían ejercer fuera del estado en el que tenían la licencia sin una nueva certificación, y las corporaciones no podían reclamar protección bajo la disposición.

La segunda cláusula de privilegios e inmunidades aparece en la Decimocuarta Enmienda (1868) y prohíbe a los estados hacer o hacer cumplir cualquier ley que restrinja los privilegios e inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos. Fue uno de los tres estándares incluidos en la enmienda posterior a la Guerra Civil con el propósito de, pero no limitado a, proteger los derechos de los negros recién liberados. Las otras dos disposiciones fueron la cláusula de protección igualitaria y la cláusula de debido proceso. Los debates sobre la Decimocuarta Enmienda en el Congreso dejaron en claro que la cláusula de privilegios e inmunidades se consideraba la más importante de estas tres, y se esperaba que fuera una restricción importante a la negación estatal de los derechos civiles. Sin embargo, en los casos del matadero, la Corte Suprema interpretó el lenguaje de manera restrictiva para proteger solo aquellos derechos propios de la ciudadanía nacional (como el acceso a la sede del gobierno y el recurso de hábeas corpus) y lo hizo inaplicable a los derechos de propiedad y a los juicios en el estado. tribunales. Posteriormente, los litigantes dirigieron su atención a la cláusula del debido proceso y la cláusula de igual protección, con mucho mayor éxito. La amplia interpretación de la Corte de esas dos disposiciones convirtió la cláusula de privilegios e inmunidades en letra muerta.

Bibliografía

Finkelman, Paul. Una unión imperfecta: esclavitud, federalismo y cortesía. Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 1981.

Hierros, Peter. Una historia popular de la Corte Suprema. Nueva York: Viking, 1999.

Lien, Arnold Johnson. Opinión concurrente: La cláusula de privilegios o inmunidades de la Decimocuarta Enmienda. Reimpresión de 2d rev. ed. (1958). Westport, Connecticut: Greenwood Press, 1975. La edición original se publicó en 1957.

Pritchett, C. Herman. La constitución americana. 3d ed. Nueva York: McGraw-Hill, 1977.

C. HermanPritchett/cp