Partido comunista de la federación rusa

El Partido Comunista de la Federación de Rusia (Kommunisticheskaya partiya Rossiiskoi Federatsii), o CPRF, descendió del efímero Partido Comunista de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (CP RSFSR). Esta se formó como una organización anti-perestroika dentro del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) en 1990. Boris Yeltsin la suspendió por su apoyo tácito al golpe de agosto de 1991 y la prohibió el 6 de noviembre de 1991. Un grupo de CP RSFSR los líderes encabezados por su Primer Secretario Valentin Kuptsov lograron con éxito la derogación parcial de la prohibición en el Tribunal Constitucional de Rusia en noviembre de 1992, y el partido se reconstituyó en febrero de 1993 como el PCFR. Gennady Zyuganov se convirtió en presidente del partido en la refundación del partido como el candidato con más probabilidades de unir las diferentes tendencias del partido.

El partido se inspiró en el modelo del PCUS como partido comunista de masas, desde organizaciones de partidos primarios (PPO) en ochenta y ocho de las regiones de Rusia, hasta un Comité Central de 159 miembros que representa a los líderes divisionales, un presidium gobernante de diecisiete personas, y varios vicepresidentes por debajo de Ziuganov. Internamente, operaba sobre una forma relajada de disciplina leninista jerárquica conocida como "centralismo democrático".

El apoyo financiero del CPRF generó mucha controversia. Oficialmente se basaba en las suscripciones de membresía.

Tabla 1.

Resultados electorales del CPRF
Elección Votar
compartir
Parlamentario
asientos
FUENTE: Cortesía del autor.
Diciembre de 1993 Duma 12.4 47
Diciembre de 1995 Duma 22.3 157
1996 presidencial
primera ronda (Ziuganov) 32.0 -
1996 presidencial
segunda ronda (Zyuganov) 40.3 -
Diciembre de 1999 Duma 24.3 113
2000 presidencial (Ziuganov) 29.2 -

y el trabajo voluntario de sus 550,000 miembros, pero las donaciones de simpatizantes "empresarios rojos", los recursos materiales de la Duma del Estado y quizás incluso los fondos del antiguo PCUS jugaron un papel. Cada vez más, como principal partido de oposición, el PCFR atrajo el cabildeo de los principales grupos industriales financieros de Rusia, como Gazprom y YUKOS, y, a finales de 2002, Boris Berezovsky provocó un escándalo al ofrecer apoyo material al partido.

La composición interna del partido no fue menos discutida. Aunque estaba unificado públicamente y poseía un liderazgo consolidado troica basados ​​en el líder Ziuganov y los vicepresidentes Kuptsov (a cargo de la burocracia y las finanzas del partido) e Ivan Melnikov, los observadores identificaron divisiones horizontales y verticales en todo el partido. En términos del primero, los "comunistas patrióticos-estatistas" de Ziuganov, que defendían una posición nacionalista de la Gran Rusia, eran la tendencia del partido más influyente públicamente. Los "reformadores marxistas" como Kuptsov y Melnikov, que defendían un marxismo antiburocrático, eran menos visibles debido a su vulnerabilidad a las acusaciones de "gorbachevismo". Gran parte del partido profesaba el punto de vista comunista más ortodoxo "modernizador marxista-leninista". Además, mientras que la dirección parlamentaria era relativamente pragmática, los rangos inferiores del partido se inclinaban progresivamente más a la militancia tradicionalista.

El programa CPRF se adoptó en enero de 1995 y solo se modificó cosméticamente a partir de entonces. Aunque se hicieron muchas concesiones al excepcionalismo cultural ruso, el programa comprometió al partido a "desarrollar el marxismo-leninismo" y una transición en tres etapas hacia una sociedad sin clases con concesiones a los métodos parlamentarios y la propiedad privada vistos como temporales. El programa era fuertemente anticapitalista, prometía la socialización de la propiedad liderada por la clase trabajadora, al mismo tiempo que prometía la sustitución de la constitución "Yeltsin" de 1993 por una república parlamentaria de estilo soviético y la resurrección "voluntaria" de la URSS. En las proclamas públicas y las plataformas electorales (generalmente destinadas a aliarse con un "bloque nacional-patriótico"), el partido fue progresivamente más moderado, prometiendo una economía mixta, sin mencionar objetivos programáticos como la nacionalización y basándose en el patriotismo populista y la socialdemocracia. Las contradicciones entre el público y los rostros del partido fueron controvertidas dentro y fuera del partido.

El partido se convirtió en una fuerza electoral significativa en las elecciones a la Duma de 1993, y en 1995 su mayor visibilidad y organización, junto con un clima socioeconómico en deterioro, le permitió convertirse en el partido principal y el grupo parlamentario de Rusia. Esto fue confirmado por las victorias regionales entre 1996 y 1997, y por las elecciones parlamentarias de diciembre de 1999, aunque una mejor campaña de los competidores oficialistas contribuyó a la pérdida de escaños en la Duma. El partido movilizó un electorado estable, particularmente en el "cinturón rojo" rural del sur, pero su incapacidad para atraer a muchos votantes urbanos más jóvenes limitó su éxito. Aunque el líder Ziuganov se opuso a las elecciones presidenciales de 1996 y 2000 (como candidato nacional-patriótico), la cobertura mediática hostil reforzó esta tendencia.

El PCFR fue sistemáticamente crítico con el sistema político y la élite gobernante posteriores a 1991, en particular con figuras liberales como Yeltsin. Era un partido "antisistema" en su rechazo de muchos valores e instituciones políticos posteriores a 1991, ya menudo se lo consideraba antidemocrático. Sin embargo, entre 1995 y 1999 se convirtió cada vez más en una "oposición semi-leal", que apoyaba selectivamente políticas más nacionalistas o de orientación social, contribuyendo notablemente con dos ministros al gobierno de Yevgeny Primakov (septiembre de 1998 a mayo de 1999). Su intento fallido de 1999 de acusar a Yeltsin inició una disminución de la influencia. Fue políticamente marginado durante el primer mandato presidencial de Vladimir Putin y en abril de 2002 sufrió un cisma. El presidente de la Duma, Gennady Seleznyov, y sus seguidores fueron expulsados ​​por formar el movimiento socialista competidor "Rusia", aunque el apoyo organizativo y electoral del PCFR se vio poco afectado.