Organización para la cooperación económica europea (oeec)

Establecida en 1948 por los beneficiarios de la ayuda del Plan Marshall, la Organización para la Cooperación Económica Europea (OEEC) coordinó los esfuerzos de sus miembros para restaurar sus economías nacionales. Como parte de una red de agencias, programas e instituciones de ayuda nacionales e internacionales, la OEEC proporcionó el marco organizativo para gestionar la reconstrucción de Europa Occidental posterior a la Segunda Guerra Mundial. La OEEC representó a los beneficiarios del Programa Europeo de Recuperación (ERP) frente al gobierno de Estados Unidos. Después de haber preparado el primer ERP en el lado europeo, la OEEC fue posteriormente responsable de la asignación de los fondos del ERP. Tras el fin del Plan Marshall, en 1952, la organización perdió su importancia, al tiempo que sentó las bases para el desarrollo posterior y ampliado de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en 1961.

El 5 de junio de 1947, el secretario de Estado estadounidense, George C. Marshall, en un discurso en la Universidad de Harvard, presentó la idea de un programa de recuperación europeo apoyado por Estados Unidos. En lugar de presentar un plan ya hecho, Marshall enfatizó que los europeos debían tomar la iniciativa. Para recibir ayuda estadounidense, los europeos debían cooperar y formular un programa económico conjunto. La convocatoria del secretario de Estado de Estados Unidos estaba abierta a todos los países europeos. Para negociar el plan de recuperación europeo propuesto, en julio de 1947, dieciséis estados de Europa occidental formaron el Comité de Cooperación Económica Europea (PECO). Las negociaciones intergubernamentales con los Estados Unidos comenzaron poco después. El 16 de abril de 1948, los PECO establecieron la OECE como una organización permanente para promover la cooperación económica europea. Los miembros fundadores de la OEEC fueron Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Grecia, Islandia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza, Turquía y Reino Unido. Alemania Occidental, originalmente representada por Bizone (las zonas de ocupación combinadas de Estados Unidos y Gran Bretaña) y la zona de ocupación francesa, ingresó oficialmente en la OECE en junio de 1949, tras la proclamación de la constitución alemana (Ley Fundamental) en mayo de 1949. Hasta que regresó a Italia soberanía en 1954, la zona angloamericana del Territorio Libre de Trieste también participó en la OEEC. España se incorporó a la organización en 1959.

La sede de la OEEC se estableció en París. El funcionario francés Robert Marjolin, anteriormente involucrado en la preparación e implementación del plan francés para modernizar la industria de Francia (el Plan Monnet), se convirtió en el primer secretario general de la organización. Marjolin fue sucedido en 1955 por René Sergent, ex Secretario General Adjunto de Asuntos Económicos y Financieros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). La OEEC estaba compuesta por un consejo que nombró un comité ejecutivo de siete miembros. Las decisiones del consejo requirieron unanimidad. El brazo operativo de la OEEC consistió en una estructura compleja de comités y grupos de trabajo.

La OEEC jugó un papel decisivo en la evaluación de los requisitos europeos de ayuda estadounidense y en el diseño de un sistema de consultas periódicas. Entre las funciones de la organización se encontraba la preparación de un programa anual de recuperación económica para distribuir las ayudas ERP y la asignación de recursos escasos entre los estados miembros. La abolición de las restricciones comerciales cuantitativas entre sus estados miembros y el fomento del comercio intraeuropeo fueron otros objetivos de la organización. Un logro importante de la OEEC fue la creación de una Unión Europea de Pagos (1950). Establecido por un período limitado de cuatro años (1948-1952) y operando a través de un fondo de contraparte, el ERP ayudó a contener la inflación, reactivar el comercio y restaurar la producción en Europa Occidental.

La Administración de Cooperación Económica (ECA), también fundada en abril de 1948, gestionaba el programa y actuaba como organización socia de la OEEC, también fundada en abril de 1951. La ECA promovió la unificación del mercado europeo a través de la OEEC como base para una Europa Occidental estable. Para la administración Truman, la reconstrucción de una Europa (occidental) democrática y capitalista fue esencial en la lucha contra el comunismo soviético. El Plan Marshall iba a proporcionar tanto una herramienta económica exitosa para restaurar las economías europeas como un instrumento decisivo de la política exterior de Estados Unidos. El apoyo de Estados Unidos a Europa Occidental demostró ser políticamente significativo en los primeros años de la Guerra Fría. Sin embargo, se ha cuestionado el impacto económico de la ayuda estadounidense para la recuperación europea. Como organización internacional, la OEEC no cumplió las esperanzas estadounidenses de avanzar verdaderamente en la integración europea. El Reino Unido, en particular, no estaba dispuesto a comprometer la soberanía para crear una unión aduanera europea o una federación. Con el apoyo de Estados Unidos y sin la participación británica, la integración europea se materializó en XNUMX cuando se estableció la Comunidad Europea del Carbón y del Acero.

La importancia de la OEEC disminuyó con el fin del ERP en 1952. En 1961, la OCDE se estableció para suceder a la OEEC. Con Estados Unidos y Canadá entre sus miembros fundadores, la nueva organización amplió y transformó a su predecesora europea.