Nuevo estatuto comercial

El Nuevo Estatuto de Comercio (una traducción del ruso Nueva constitución comercial de 22 de abril de 1667; constitución también podría traducirse como "regulaciones") fue la expresión rusa del mercantilismo occidental y fue patrocinado por el boyarino Afanasy Lavrentievich Ordin-Nashchokin (1605-1680), un exgobernador de Pskov, la más occidental de las principales ciudades de Rusia, quien en 1667 era el jefe de la Cancillería de Relaciones Exteriores. El documento de 1667 fue una expansión del Estatuto (o Reglamento) de Comercio de 1653, que introdujo una tarifa unificada al tiempo que derogaba los pequeños aranceles de tránsito y aumentaba los aranceles proteccionistas contra los extranjeros. Las regulaciones de 1667 permanecieron en vigor hasta que fueron reemplazadas por el Estatuto de Aduanas de 1755.

El documento de 1667 regulaba tanto el comercio interno como las relaciones comerciales con los extranjeros. En una petición de 1649 al gobierno, los comerciantes rusos lamentaron que no podían competir con los comerciantes extranjeros, a quienes se les prohibió participar en el comercio interno ruso (donde habían estado otorgando condiciones crediticias favorables a los comerciantes rusos locales más pequeños) y estaban restringidos. a las ciudades portuarias en las épocas de ferias. Los extranjeros fueron acusados ​​de vender mercadería de mala calidad, lo cual estaba prohibido. Se prohibió a los extranjeros vender cualquier producto al por menor en las provincias o en Moscú, o cualquier producto ruso entre ellos bajo pena de confiscación de la mercancía. Los rusos debían cobrar derechos de aduana internos del 5 por ciento sobre las ventas de productos pesados ​​(ventas ad valorem) y del 4 por ciento sobre los productos no pesados. Se cobraría un derecho del 10 por ciento sobre la sal y del 15 por ciento sobre el licor. Excepto el licor, los extranjeros tenían que pagar un arancel del 6 por ciento sobre sus productos extranjeros vendidos a mayoristas rusos autorizados. Un extranjero tenía que pagar un derecho de exportación del 10 por ciento, excepto cuando pagaba los bienes con moneda de oro y plata. Se prohibió la exportación de oro y plata de Moscovia. En el estatuto se ordenó repetidamente a los funcionarios locales (reconocidos por Moscú como susceptibles de ser corruptos) que no interfirieran con el comercio. Se requirió mucho papeleo para asegurar el cumplimiento de las regulaciones 1667.