Mohammed ii

Mohammed II (1432-1481), llamado Fe o Conquistador, fue el sultán turco otomano de 1451 a 1481. Su conquista de Constantinopla en 1453 garantizó la consolidación del Imperio Otomano.

Mohammed II, hijo del sultán Murad II (que reinó entre 1421 y 1451), asumió la soberanía total a la muerte de su padre en febrero de 1451. Sus predecesores habían conquistado gran parte de los Balcanes meridionales y habían sometido también la mayor parte de Asia Menor; pero la continua independencia de Constantinopla y de otros territorios griegos prolongó la vida del desvanecido Imperio Bizantino y privó al nuevo poder turco de su capital lógica, al tiempo que planteaba el peligro de alguna contraofensiva cristiana desde este centro estratégico. El ambicioso joven sultán, por tanto, estaba decidido a que la conquista final de Constantinopla fuera su primer gran logro, y lanzó su gran asedio de esta ciudad a principios de abril de 1453.

A pesar de la heroica resistencia bajo el último emperador bizantino, Constantino XI, Constantinopla fue tomada por asalto el 29 de mayo. Mohammed II rápidamente restauró el esplendor y la prosperidad de la ciudad, convirtiéndola en la capital de un régimen imperial turco cuya escala coherente y alcance sistemático fueron el resultado de su propia reorganización masiva. En 1460 Mahoma completó la anexión del Peloponeso bizantino y al año siguiente conquistó el imperio truncado de Trebisonda, eliminando así los últimos vestigios de la autoridad griega independiente.

Mientras tanto, Mahoma expandió el poder turco en los Balcanes. Llevó a cabo la anexión final de Serbia en 1459. Sin embargo, su asedio de Belgrado fue frustrado en 1456 por el héroe húngaro John Hunyadi. Los húngaros intentaron además, con un éxito mínimo, evitar la conquista turca de Bosnia y Herzegovina. Mahoma también sometió a Walachia. No pudo conquistar Moldavia; pero en 1475 se apoderó de Caffa, Tana y Azov, asegurando el control de Crimea y las áreas del norte del Mar Negro. En Albania, Mohammed continuó la lucha que había lanzado su padre; sólo a finales de la década de 1470 pudo ocupar las fortalezas clave de Albania. Sin embargo, solos y aislados, los robustos montenegrinos resistieron la conquista turca.

Mahoma, más que cualquier otro sultán, cumplió con el dominio turco de Asia Menor. Durante la década de 1460 conquistó el emirato de Karaman, que había sido independiente durante mucho tiempo. Cuando Uzun Hasan, el gobernante turcomano, intentó desafiar a Mahoma en el este de Asia Menor, el sultán lo derrotó en la batalla decisiva de Otluk-beli cerca de Terdshan en el alto Éufrates en 1472. La victoria garantizó el poder asiático de Mahoma y lo liberó para futuras conquistas. en Europa.

Para Occidente, Mahoma fue una fuente de angustia y terror. Heridos por su captura de Constantinopla, sucesivos papas hablaron de cruzadas contra los turcos y exhortaron a las potencias europeas a unirse a la causa común. Aunque tales planes fracasaron, Mahoma se enfrentó a un fuerte enemigo occidental en Venecia, que encontró intolerable la interrupción turca de su comercio levantino. De 1463 a 1479 Venecia hizo la guerra a Mahoma, apoyando a los albaneses y turcomanos contra él y atacando sus costas. Pero en 1470 los venecianos perdieron Negroponte (Eubea), y unos años más tarde las fuerzas de Mahoma, victoriosas en Albania, amenazaron a la propia Venecia alrededor de los cabos del Adriático. Por tanto, la república se vio obligada a aceptar términos de paz desventajosos. Por otro lado, cuando Mahoma intentó apoderarse de la isla de Rodas en 1480, fue defendida con éxito por los caballeros de San Juan (Hospitalers).

Pero el golpe más atrevido de Mahoma también se ejecutó en 1480. Aprovechando la desorganización interna de Italia, envió una flota a las costas del sur de la península. En agosto se apoderó de Otranto y la retuvo durante un mes. Las potencias italianas, aterrorizadas, vieron este acto como el preludio de un serio esfuerzo del sultán, que se había jactado de que igualaría su conquista de la "nueva Roma" (Constantinopla) tomando la antigua. Pero la alarma fue infundada: durante el año siguiente, mientras preparaba una nueva expedición contra Rodas, Mahoma enfermó repentinamente y murió el 3 de mayo de 1481, dejando a su imperio en un período de descuido y división bajo su débil hijo y sucesor, Bayazid. II (reinó 1481-1512).

Otras lecturas

Una biografía contemporánea de un partidario griego admirador, Kritoboulos, que se concentra en la conquista de Constantinopla, fue traducida por Charles T.Riggs como Historia de Mehmed el Conquistador (1954). El único estudio completo está en alemán. No hay una descripción completa de toda la carrera de Mohammed en inglés, pero se puede encontrar un tratamiento general conciso en AW Ward y otros, eds., La historia moderna de Cambridge, vol. 1 (1903). Su papel principal en la captura de Constantinopla se discute en relatos de ese episodio como Edwin Pears, La destrucción del Imperio griego y la historia de la captura de Constantinopla por los turcos (1903; repr. 1968) y Steven Runciman, La caída de Constantinopla, 1453 (1965). □