Margery de kempe

Acerca de 1373-Aproximadamente 1440

Laica y autobiógrafa

Una vida plena. Margery of Kempe escribió la primera autobiografía en inglés, comúnmente conocida como El libro de Margery Kempe (1436-1438), que relata las aspiraciones espirituales de una laica burguesa a través de sus vivencias místicas, peregrinaciones y viajes a Tierra Santa, Italia, España y Alemania. Kempe nació alrededor de 1373 en King's Lynn en Norfolk, Inglaterra, de padres de clase media. Su padre era activo localmente como alcalde de Lynn. Se casó con John Kempe alrededor de 1393. A la edad de cuarenta años había dado a luz a catorce hijos y negoció un voto conjunto de castidad con su esposo a partir de entonces. Participó activamente en la sociedad comercial, organizó obras públicas, invirtió capital y dirigió una empresa cervecera. Las últimas referencias a ella ocurren en 1438 cuando fue admitida en el prestigioso Gremio de la Trinidad, y se la menciona nuevamente al año siguiente. El manuscrito original de su vida se perdió, pero estaba disponible en Mount Grace Priory, Yorkshire, a finales de la Edad Media, donde varios monjes locales agregaron sus comentarios individuales en los márgenes del texto. En 1501 Wynkyn de Worde publicó extractos de su libro en forma de folleto. Los fondos de la Biblioteca Británica incluyen una copia del manuscrito del siglo XV.

Visiones interpretadas. Los estudios recientes han revitalizado la comprensión de su texto al colocarlo dentro de las prácticas devocionales del siglo XV que se centraban en las imágenes corporales de Cristo. Estas imágenes derivan de las artes visuales y el teatro. Las visiones de Margery reflejaban hábitos mentales que evocaban representaciones como una forma de teatro devocional. Mostraron un profundo endeudamiento verbal y tipológico con el El reflejo de cristo traducido por Nicholas Love en 1410. Esta evidencia refuta las opiniones académicas de que sus experiencias fueron aberrantes o patológicas. Sus visiones rindieron tributo a los textos, imágenes y reliquias populares de finales de la Edad Media, así como a la magia ritual popular que se encuentra en las obras de misterio. Las visiones de Margery incluían temas de concepción y parto. En una, se ofrece a ayudar a Santa Ana en el cuidado de la niña María. Cuando María envolvió a su propio hijo, Cristo, en pañales, Margery recibió permiso para hacerlo también. Las asociaciones entre el nacimiento y la muerte de Cristo le quedaron claras a Margery cuando vio que María usaba los pañales para envolver el cuerpo desnudo de Cristo en su crucifixión. Estas experiencias domésticas se hacen realidad a través de la visita de Margery a la Iglesia Inferior de San Francisco en Asís, donde vio la reliquia del velo de la Virgen María. Otros vínculos con la práctica del ritual popular son evidentes en la historia de una mujer que viaja a Roma con dos frailes franciscanos. La mujer colocó una imagen del niño Jesús en el regazo de respetables esposas que la visten y la besan, ante lo que Margery fue embargada con dulces devociones y meditaciones. Este ritual femenino evocaba la fecundidad y la protección de los peligros del parto a través de meditaciones sobre los eventos de la Natividad. Estos ejemplos demuestran cómo la piedad popular y el género informaron la creación y la respuesta al arte religioso.

Validando la vida. El texto de Margery ha generado una discusión académica sobre su relación con la tradición mística inglesa y las narrativas de la vida de los santos. Más recientemente, los estudios han enfatizado cómo su autobiografía se relaciona con una búsqueda por parte de la clase media urbana de una identidad positiva y poderosa a finales de la Edad Media. La narrativa de Margery representa este profundo dilema de buscar validación espiritual sin dejar de ser un miembro activo de la sociedad mercantil. También revela cómo las autoridades religiosas expresaron puntos de vista diversos y opuestos sobre la espiritualidad femenina. Su texto proporcionó su propia autorización de sus afirmaciones de santidad, evadiendo los intentos de la Iglesia de controlar las experiencias religiosas. Proporcionó un lugar para que se escucharan las experiencias de las mujeres laicas. Las ideologías eclesiásticas y aristocráticas que privilegiaban la retirada de la vida activa fueron desafiadas por la alfabetización laica, así como por la reforma religiosa y política. Los comportamientos de Margery (como su llanto fuerte) y las posiciones asertivas descritas en su texto se resuelven a través de las afirmaciones que recibe en sus conversaciones con Cristo y su madre. Estos diálogos reinterpretan las convenciones sociales y religiosas de manera que reflejen las necesidades de la piedad laical que valida la vida activa como un medio para la santidad.

Misticismo y Hagiografía. El libro comienza con un relato de su crisis espiritual después del nacimiento de su primer hijo, las visiones que recibe de Cristo y la Virgen María, y sus conversaciones e interacciones con ellos. Las descripciones de sus peregrinaciones se refieren a la desconfianza hacia la ortodoxia que encontró en las autoridades religiosas, los feligreses y los peregrinos. Las figuras históricas que conoció y sus conversaciones crean una imagen fascinante de la cultura religiosa inglesa del siglo XIV. Por ejemplo, Margery visitó a la mística inglesa y reclusa Dama Julian de Norwich, para preguntarle con ansiedad si sus propias experiencias eran genuinas. Su conocimiento de la vida de otras mujeres místicas, como la Beata Ángela de Foligno (1249-1309) y Dorotea de Montau (1347-1394), aclara su lugar como modelos a seguir. El vocabulario de Margery demuestra estar familiarizado con los textos místicos populares del siglo XIV. A lo largo de la autobiografía, sus descripciones de encuentros con figuras eclesiásticas y las respuestas del sacerdote que sirvió como escriba de sus palabras afirman que la obra es un texto hagiográfico calculado conscientemente. Como documento de fuente principal de una visionaria y mística autoproclamada, su libro representa una oportunidad única para estudiar la interacción de la piedad popular y el género.