Literatura más antigua

FRAGMENTOS DEL MÁS ANTIGUO LATINO EXTENSO ESCRITO: LAS DOCE TABLAS

La fecha tradicional de estas leyes es el año 450 a. C. Cuenta la leyenda que, cuando se estaban redactando, se envió una embajada a Atenas para estudiar las leyes de Solón. Las leyes romanas se publicaron en mesas de madera (y aparentemente, más tarde, en tablas de bronce) en el foro. Los romanos posteriores consideraron estas leyes como fundamentos de la cultura romana. El siguiente fragmento se refiere a las leyes ceremoniales asociadas con los rituales de los muertos.

[Uno] no debe enterrar o incinerar a un muerto dentro de la ciudad ... [uno] no debe hacer más que esto; [uno] no debe alisar la pira con un hacha ... tres chales, una pequeña túnica violeta, diez oboe-jugadores ... Las mujeres no deben rasgarse las mejillas ni lanzar un lamento por un funeral. No se deben recoger los huesos de un muerto para celebrar un funeral posteriormente. (La unción por esclavos está abolida, y también todos) velatorios ... sin rociadores costosos, sin guirnaldas largas, sin cajas de incienso. . . Cuando un hombre gana una ofrenda floral, ya sea personalmente o mediante un mueble, o como muestra de valor, se le da una ... [uno] no debe agregar oro. Pero si [uno] entierra o incinera con oro a un hombre con un trabajo dental de oro, que sea sin detrimento.

fuentes: Gian Biagio Conte, Literatura latina: una historia (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1987).

Edward Courtney, Prosa arcaica latina (Atlanta: Scholars Press, 1999).

Comienzos. Como en la mayoría de las literaturas, la escritura creativa romana comenzó con un discurso modelado o poesía. La primera figura registrada es Lucius Livius Andronicus, quien tradujo el libro de Homero. Odisea en el metro saturniano nativo italiano. El principio subyacente a esta forma de verso todavía se discute, pero aparentemente se basó en cierta medida en la aliteración. Livius Andronicus también escribió tragedias y comedias influenciadas por modelos griegos contemporáneos. Un hilo conductor de la literatura latina surge en sus inicios, a saber, el encuentro con Grecia. Ya sea traducida, adaptada, utilizada como inspiración o simplemente rechazada, la literatura griega proporciona un trasfondo constante para la literatura latina, incluso cuando los modelos primarios de un escritor son la épica de Virgilio o la sátira de Horacio. El contemporáneo más joven de Livius Andronicus, Cneo Naevius (circa 265-190 a. C.), por ejemplo, siguió el ejemplo de su precursor, escribiendo drama y una epopeya histórica sobre la primera Guerra Púnica, pero su drama se desarrolló en Roma, no en Grecia. Además, la cultura griega encontró un oponente vociferante en el anciano Catón (Marcus Porcius Cato), quien describió el Orígenes en siete libros, por tema en lugar de cronológicamente. A pesar de su rechazo a la cultura griega, esta obra histórica no pudo evitar seguir algunos precedentes griegos, como la inclusión de discursos. Su curiosa mezcla de tradición romana y "ciencia" griega es más evidente en su trabajo. En agricultura.

Himno de los hermanos arval

El hermanos Arvalcs o "Hermanos Arval" (de tierras de cultivo, "Campo arado") eran un colegio de doce sacerdotes a cargo de la fiesta de primavera de Dea Dia, una diosa aparentemente relacionada con la fertilidad de la cosecha. los Carmen arvale, aunque se conoce por una inscripción de principios del siglo III d. C., parece datar del 400 a. C. o antes. Los hermanos Arval cantaron este himno, al parecer, para asegurar la purificación y fertilidad de los campos. El texto del himno, que tiene una forma tan antigua que algunas partes del mismo son difíciles de reconocer como latinas, sigue desconcertando incluso a los expertos; no obstante, aquí se proporciona una traducción tentativa.

¡Ayúdanos, Lares! ¡Ayúdanos, Lares! ¡Ayúdanos, Lares!

Marte, no dejes que la plaga y la ruina invadan a la gente!

Marte, no dejes que la plaga y la ruina invadan a la gente!

Marte, no dejes que la plaga y la ruina invadan a la gente!

¡Feroz Marte, esté satisfecho! ¡Salta el umbral!

¡Feroz Marte, esté satisfecho! ¡Salta el umbral!

¡Feroz Marte, esté satisfecho! ¡Salta el umbral!

¡Cada uno de ustedes, a su vez, invoque a todos los Semones!

¡Cada uno de ustedes, a su vez, invoque a todos los Semones!

¡Cada uno de ustedes, a su vez, invoque a todos los Semones!

¡Oh Marte, ayúdanos! ¡Oh Marte, ayúdanos! ¡Oh Marte, ayúdanos!

¡Triunfo, triunfo, triunfo, triunfo, triunfo!

* Traducción de Denis Bullock

Es posible que partes de la inscripción no sean parte de la oración real, sino direcciones escénicas (por así decirlo) para los Hermanos Arval mientras realizaban la ceremonia. El triplete de cada fórmula tiene un significado cuasi mágico en la oración, al igual que la asonancia en las palabras latinas para "plaga y ruina". (leer rue). Los dioses invocados en este Carmen son las Lases (es decir, Lares, dioses protectores); Marte (o Marmar o Marmor; después de Júpiter, el dios italiano más importante; en el período más antiguo pudo haber tenido una conexión ctónica con la tierra salvaje); y los Semones (quizás relacionados con semino, "Sembrar, plantar"? - aparentemente los dioses que protegieron las semillas en la tierra). La última palabra de la canción aún no se comprende del todo; Su origen ya era misterioso para Varro en el siglo I a. C. Puede estar relacionado con el griego triambos (un himno al dios Dioniso), y, como esa palabra en el ritual griego, puede funcionar aquí como el epíteto de algún dios (Dioniso era él mismo un dios de la vegetación en Grecia). Por qué se canta cinco veces, cuando todo lo demás se canta tres veces, también sigue siendo un misterio.

fuentes: Edward Courtney, Musa lapidaria (Atlanta: Scholars Press, 1995).

Robert Turcan, Dioses de la antigua Roma (Edimburgo: Edinburgh University Press, 2000).

Padre de la poesía latina. La fuente principal de la poesía latina, sin embargo, fue el dramaturgo y poeta épico Quintus Ennius, cuya épica histórica Anales establecieron el estándar durante mucho tiempo. Eligió el hexámetro dactílico griego, que se convirtió en el ritmo estándar de los poemas narrativos largos. En un fragmento temprano, Ennius se presenta a sí mismo como una reencarnación de Homero. Esta afirmación dice mucho sobre sus objetivos y métodos. Quería proporcionar un gran poema narrativo que definiera la forma en que Roma pensaría de sí misma. En esto logró cierto éxito, hasta que Virgilio escribió el poema definitivo sobre la comprensión de Roma de sí misma, el Eneida.