Literatura de la guayana francesa

La Guayana Francesa es la posesión de ultramar más antigua de Francia (que data del siglo XVII). Junto con Martinica, Guadalupe y Reunión, ha sido un departamento de Francia desde 1946. Sin embargo, a diferencia de estos otros departamentos franceses de ultramar, es el único territorio francés en el continente americano. La Guayana Francesa (aproximadamente 35,000 millas cuadradas), está ubicada en la zona de bosque ecuatorial de América del Sur. El país limita al norte con el Océano Atlántico, al este y al sur con Brasil y al oeste con Surinam. Debido a su geografía compleja y traicionera, estaba particularmente bien adaptada para funcionar como colonia penal, lo que fue desde 1852 hasta 1938. Esta parte de la historia de la Guayana Francesa se describió dramáticamente en la novela de 1969 de Henri Charrière, Papillon, y en la película de 1973 del mismo nombre.

Aunque el país es pequeño, el paisaje literario de la Guayana Francesa es amplio y refleja fielmente las complejidades de su diversa población, que comprende personas de ascendencia mixta blanca, amerindia y africana (criollos), así como descendientes de indios arawak y caribes. Desde esta perspectiva, no hay una literatura, sino varios componentes literarios que conforman este vasto cuerpo de obras. Bajo este paraguas se encuentran obras escritas en francés por escritores residentes en Francia, obras en francés de escritores residentes en Guayana, obras escritas en criollo y, en cierta medida, obras que surgen de la Bushinenge e amerindio comunidades que se encuentran a lo largo de la frontera de Surinam. No es de extrañar, entonces, que los conflictos sobre la identidad, incluidos el color, la clase, el idioma y la etnia, aparezcan con frecuencia como temas dentro de la literatura. Su objetivo es forjar una definición más precisa del yo guyanés, lo que se conoce como su Guyanés. Si bien el debate continúa en torno a este tema crítico, la mayoría de los estudiosos contemporáneos de esa región tienden a estar de acuerdo en que la capacidad de un escritor para expresar la experiencia de Guyana es más importante que la comunidad geográfica de la que emerge.

Entre los muchos escritores de la Guayana Francesa, Alfred Parépou (autor de la primera novela en criollo, Atipa [1885]) es menos conocido fuera del país, aunque su contribución a este cuerpo de literatura es considerable. Al escribir exclusivamente en criollo, pudo retratar con precisión la vida cotidiana en la comunidad guyanés y capturar vívidamente el espíritu de sus habitantes. René Maran (ganador del Prix Goncourt de 1921 por su novela Batouala) es más familiar para los lectores fuera de la Guayana Francesa. Aunque nació en Martinica (en 1887) de padres guyanos y vivió la mayor parte de su vida en Francia (murió en París en 1960), Maran sigue siendo aclamado como uno de los escritores más notables de la Guayana Francesa. Su novela pionera, Batouala, que retrató sin disculpas las realidades del sistema colonial en el África Occidental Francesa, sigue siendo un clásico. La atención del lector se aparta ingeniosamente del colonizador europeo y, en cambio, la historia se cuenta a través de los ojos de los indígenas de Oubangui-Chari. Al llevarlos al centro del escenario, le dio significado a sus costumbres, tradiciones y valores. Es por su enfoque innovador que René Maran es considerado uno de los precursores importantes de la Negritud movimiento.

Quizás el más memorable de los escritores de la Guayana Francesa es Léon-Gontran Damas (1912-1978), quien, junto con Aimé Césaire (Martinica) y Léopold Sédar Senghor (Senegal), fue uno de los principales fundadores de la Negritud movimiento. Damas era un nativo de la ciudad capital, Cayenne. Tras la muerte de su madre, en 1913, fue criado por su tía, la formidable Hombre Gabi, cuya inclinación por el estricto apego a los códigos de comportamiento burgués cobraron vida vívidamente en el poema "Hoquet". Damas continuó sus estudios secundarios en Martinica, en el reconocido Lycée Schoelcher, donde conoció a Aimé Césaire. Luego continuó sus estudios en París, donde se inspiró en la corriente de pensamiento liberado entre los jóvenes estudiantes africanos y caribeños. Junto con Césaire y Senghor, ayudó a establecer la revista El estudiante negro (1934), un vehículo importante para la articulación de estos nuevos pensamientos. En 1937 Damas publicó una colección de poemas titulada Pigmentos, que simbolizaba y lanzaba el Negritud movimiento. Su portafolio literario incluye ensayos, como Regreso de Guyana (1938); colecciones poéticas, como Tardes negras (1942) Graffiti (1953), y Black Label (1956); y una antología de obras de poetas de las colonias francesas (1957).

Damas se sintió inspirado e intrigado por los problemas raciales en Estados Unidos. En su poesía, mostró una habilidad particular para comprender el dolor y el sufrimiento causado por el prejuicio racial, Jim Crow y los linchamientos, así como para comunicar la esencia del blues y el jazz. Su estilo sincopado memorable captura las frustraciones de los negros de la época mientras buscaban existir dentro de las sociedades blancas. Muchos de sus poemas están dedicados a artistas, escritores y músicos estadounidenses negros como Langston Hughes, Claude McKay, Countee Cullen, Alain Locke, Richard Wright, Louis Armstrong y otros. Finalmente, Damas se estableció en los Estados Unidos, donde dio conferencias y enseñó en muchas universidades. Finalmente fue nombrado Profesor Distinguido de Literatura Africana en la Universidad de Howard, en Washington. DC, cargo que ocupó hasta su muerte en 1978.

Otro de los gigantes de la Guayana Francesa fue Bertène Juminer (1927-2003), quien fue aclamado por su novela Los bastardos (1961), que describe la lucha psicológica de un antillano que abandona su hogar para estudiar en la Francia metropolitana, y que luego regresa a Guayana e intenta readaptarse a esa sociedad. Juminer también se destaca por sus contribuciones como académico y médico, y como un hombre de convicciones que luchó incansablemente por el mejoramiento de la Guayana y las Antillas francesas.

El panorama literario contemporáneo de la Guayana Francesa continúa expandiéndose e incluye al poeta y dramaturgo Elie Stephenson (Donde estan los naranjos, 2000), y el poeta y novelista Serge Patient (El negro del gobernador, 2001).

Véase también Escritores caribeños / norteamericanos (contemporáneos); Idiomas criollos de las Américas; Literatura de Martinica y Guadalupe; Literatura de Surinam; avaricia

Bibliografía

Burton, Richard y Fred Reno, eds. Francesa y antillana: Martinica, Guadalupe y Guayana Francesa hoy. Charlottesville: University Press of Virginia, 1995.

Ormerod, Beverly. Introducción a la novela caribeña francesa. Londres: Heinemann, 1985.

karen smyley wallace (2005)