Líneas interiores

Líneas interiores. Término utilizado en táctica y estrategia para indicar una situación en la que un comandante tiene la ventaja de poder emplear sus fuerzas contra el enemigo más rápido de lo que el enemigo puede contrarrestar sus movimientos. Un comandante puede poseer líneas interiores en virtud de una posición central con respecto a su oponente. Esto es tan evidente que uno se equivoca al suponer que no hay nada más en el concepto de líneas interiores. Pero un comandante también puede poseer líneas interiores en virtud de tener comunicaciones laterales superiores. Considere el dilema de Washington al comienzo de la campaña de Filadelfia: estaba ubicado en Nueva Jersey; los británicos estaban en la ciudad de Nueva York; y la ofensiva de Burgoyne se movía hacia el sur a lo largo de la línea del lago Champlain-río Hudson. Washington tenía una "posición central" desde la cual, en teoría, podía mover el grueso de sus fuerzas para hacer frente a la amenaza de Burgoyne en el norte o cualquiera de las tres amenazas del general Howe en la ciudad de Nueva York: por el Hudson para unirse a Burgoyne; por tierra a través de Nueva Jersey hasta Filadelfia; o por mar al Delaware y contra Filadelfia. Sin embargo, en virtud de sus superiores comunicaciones laterales, que en este caso eran por agua, los británicos en realidad tenían líneas interiores.

La comprensión de las líneas interiores y el uso correcto del concepto ha sido un sello distintivo de los tácticos y estrategas exitosos a lo largo de los siglos; el concepto ha sido mal entendido por otros militares y por la mayoría de los escritores del mismo período. El objetivo principal de este artículo es poner en guardia al lector: está fuera del alcance del presente trabajo intentar una explicación completa de lo que son las líneas interiores, pero es posible señalar lo que no son.

Sin embargo, antes de dejar el tema, debe notarse que un comandante que no posee la ventaja de las líneas interiores al comienzo de una campaña, a menudo puede crear la situación mediante una "penetración estratégica". Las campañas de Napoleón ofrecen muchos ejemplos.