Ley de ingresos de Townshend (29 de junio de 1767)

Uno de los cuatro estatutos legislativos denominados en honor al Ministro de Hacienda de la Corona, Charles Townshend (1725-1767) y destinado a ayudar a cubrir el gasto en rápido crecimiento de la colonización de América del Norte, la Ley de Ingresos de Townshend impuso derechos de importación sobre bienes materiales como plomo, té, papel y pintura. Las otras leyes de Townshend aprobaron órdenes de registro generales llamadas órdenes judiciales de asistencia, establecieron tribunales sin jurados, crearon una junta de comisionados de aduanas en Boston y suspendieron la asamblea de Nueva York cuando impugnó públicamente la Ley de acuartelamiento de 1765. La reacción colonial indignada incluyó más peticiones para el Rey, los boicots a los productos británicos y el aumento de la violencia por parte de grupos como los radicales Hijos de la Libertad. Reprendido, el Parlamento derogó los deberes en 1770 excepto, desastrosamente para la Corona, el del té.

Laura m.Molinero,
La Universidad de Vanderbilt

Véase también ; Leyes de Townshend.

Un acto para otorgar ciertos deberes en el Autoridad Británica colonias y plantaciones en America; por permitir la devolución de los derechos de aduana a la exportación de este reino, de café y cacao de los productos de dichas colonias o plantaciones; por descontinuar los inconvenientes pagaderos por la cerámica de porcelana exportada a América; y para prevenir más eficazmente el funcionamiento clandestino de mercancías en dichas colonias y plantaciones.

Mientras es conveniente que se recaude un ingreso, en los dominios de Su Majestad en América, por hacer una provisión más segura y adecuada para sufragar el cargo de administración de justicia y el apoyo del gobierno civil, en las provincias que se juzgue necesario; y para sufragar aún más los gastos de defensa, protección y aseguramiento de dichos dominios; ... que se promulgue ... Que a partir del vigésimo día de Noviembre, mil setecientos sesenta y siete, serán recaudados, gravados, cobrados y pagados, a Su Majestad, sus herederos y sucesores, por sobre y los respectivos Bienes aquí mencionados a continuación, que serán importados de Gran Bretaña en cualquier colonia o plantación en América Latina que ahora está o en el futuro podrá estar, bajo el dominio de Su Majestad, sus herederos o sucesores, las diversas Tasas y Derechos siguientes; es decir,

Por cada avoirdupois de quinientos pesos de corona, plato, pedernal y vidrio blanco, cuatro chelines y ocho peniques.

Por cada cien avoirdupois de plomo rojo, dos chelines.

Por cada cien avoirdupois de vidrio verde, un chelín y dos peniques.

Por cada cien avoirdupois de plomo blanco, dos chelines.

Por cada cien avoirdupois de peso de los colores de los pintores, dos chelines.

Por cada libra de peso avoirdupois de té, tres peniques.

Por cada resma de papel, generalmente llamado o conocido por el nombre de Atlas bien, doce chelines ...

  • IV. … Y que todos los dineros que devenguen por dichos derechos (excepto los gastos necesarios de recaudación, recaudación, gravamen, cobranza, contestación, pago y contabilización de los mismos) se aplicarán, en primer lugar, de la manera que se menciona a continuación, al hacer una disposición más certera y adecuada para el cargo de la administración de justicia y el apoyo del gobierno civil en aquellas de dichas colonias y plantaciones donde se considere necesario; y que el resto de tales derechos se ingresará en el recibo del tesoro de Su Majestad, y se anotará por separado y aparte de todos los demás dineros pagados o pagaderos a Su Majestad…; y estarán allí reservados, para que el parlamento disponga de vez en cuando para sufragar los gastos necesarios de defender, proteger y asegurar el Autoridad Británica colonias y plantaciones en América.
  • V. Y además se promulgue ..., Que Su Majestad y sus sucesores serán, y están por la presente, empoderados, de vez en cuando, por cualquier orden o garantías en virtud de su manual real de signos o manuales de signos, refrendado por el alto tesorero , o cualesquiera tres o más de los comisionados de la tesorería por el momento, para hacer que dichos fondos sean aplicados, con el producto de los deberes otorgados por esta ley, como Su Majestad, o sus sucesores, consideren apropiado o necesario , por sufragar los cargos de la administración de justicia, y el apoyo del gobierno civil, dentro de todas o alguna de dichas colonias o plantaciones.…
  • X. Y mientras que por un acto del parlamento realizado en el decimocuarto año del reinado del rey Carlos II, intitulado, Un acto para prevenir fraudes y regular abusos, en las costumbres de Su Majestad, y varios otros actos ahora en vigor, es lícito para cualquier funcionario de aduanas de Su Majestad, autorizado por orden judicial bajo el sello del Tribunal de Hacienda de Su Majestad, tomar a un alguacil, municipio principal u otro funcionario público que viva cerca de el lugar, y durante el día entrar y entrar en cualquier casa, bodega, almacén o habitación u otro lugar y, en caso de resistencia, romper puertas, cofres, baúles y otros paquetes allí, incautar y de allí traer, cualquier clase de bienes o mercancías prohibidas o desacostumbradas, y ponerlas y asegurarlas en el almacén de Su Majestad junto al lugar donde se hará el decomiso; y mientras que por un acto realizado en el séptimo y octavo año del reinado del rey Guillermo III, intitulado Un acto para prevenir fraudes y regular abusos en el comercio de plantaciones, Entre otras cosas, se ha promulgado que los funcionarios encargados de recaudar y administrar los ingresos de Su Majestad e inspeccionar el comercio de las plantaciones en América tendrán los mismos poderes y autoridades para ingresar a casas o almacenes, registrar o incautar bienes cuya importación esté prohibida. o exportados hacia o desde cualquiera de dichas plantaciones, o por los cuales se deben pagar derechos o deberían haberse pagado; y que la misma asistencia se prestará a dichos oficiales en el desempeño de su cargo, ya que, por el citado acto del decimocuarto año del rey Carlos II, se proporciona a los oficiales de Inglaterra: pero, no habiendo dado expresamente autoridad alguna por dicha ley, hecha en el séptimo y octavo año del reinado del rey Guillermo III, a ningún tribunal en particular para otorgar tales órdenes de asistencia a los funcionarios de aduanas en dichas plantaciones, Se duda de que dichos agentes puedan entrar legalmente en las casas y otros lugares de la tierra para buscar y confiscar bienes, en la forma indicada por los actos citados.: Para obviar cuáles dudas para el futuro, y con el fin de llevar a la ejecución efectiva la intención de dichos actos enunciados, se dicte…, Que a partir del citado vigésimo día de Noviembre, mil setecientos sesenta y siete, tales órdenes de asistencia, para autorizar e impoder a los oficiales de la aduana de Su Majestad para entrar y entrar en cualquier casa, almacén, tienda, bodega u otro lugar, en el Autoridad Británica colonias o plantaciones en América Latina, buscar y decomisar bienes prohibidos y desacostumbrados, en la forma que indiquen los actos citados, será y podrá ser concedido por dicho superior o tribunal supremo de justicia que tenga jurisdicción dentro de dicha colonia o plantación, respectivamente ...

FUENTE: Pickering, D., ed. Estatutos en general. Vol. XNUMX.