Lalibela

Lalibela (reinó ca. 1181-ca. 1221) fue un rey y santo etíope a quien se atribuyen las famosas iglesias monolíticas del norte de Etiopía.

La vida de Lalibela está empañada por el mito. Casi no sobreviven documentos de su vida, y debemos confiar en gran medida en la literatura hagiográfica escrita siglos después, después de que fue canonizado por la Iglesia etíope.

Lalibela parece haber nacido en la ciudad de Roha en el norte de Etiopía, que entonces era la capital de la dinastía Zagwe. Posteriormente, este pueblo pasó a llamarse Lalibela en su honor. A finales del siglo XIV o principios del XV, un monje llamado Abba Amba escribió una biografía de Lalibela. Según Amba, Lalibela fue un cristiano extremadamente devoto en su juventud, hasta el punto de ser un asceta y un recluso. Lalibela se casó con desgana y luego aceptó la corona de Etiopía, que anteriormente le correspondía a su hermano.

Durante el siglo XII, los sarracenos perseguían a los cristianos en Egipto, y muchas de estas personas buscaron refugio bajo el mando de Lalibela, quien estaba sumamente molesto con los musulmanes del norte. El viajero escocés del siglo XVIII, James Bruce, escribió que Lalibela estaba tan indignado que en realidad trató de cortar las crecidas anuales hacia el bajo Nilo desviando los ríos de origen en las tierras altas de Etiopía. Hubo dos versiones de su fracaso para llevar a cabo este proyecto. La primera fue simplemente que murió; y el segundo fue que se le advirtió de los peligros de la invasión de egipcios hambrientos en lo que serían las tierras bajas aún más fértiles de su propio país.

Según esta segunda versión, Lalibela luego desvió sus recursos hacia la construcción de las magníficas iglesias excavadas en la roca alrededor de Roha. Se dice que diez fueron construidos por él, el undécimo por su esposa, Kebra Maskal, en su honor. Sin embargo, la falta de fuentes contemporáneas hace que sea difícil evaluar la autenticidad de estas historias, y muchos estudiosos creen que algunas de las iglesias pueden haber sido creaciones de otros reyes de Zagwe.

Además de la construcción de iglesias monolíticas, se dice que Lalibela construyó y dotó generosamente a muchas otras iglesias y monasterios en Etiopía. Fue por estas obras piadosas que más tarde fue canonizado por la Iglesia Etíope, y el 6 de junio se celebra como el día de su santo. También dejó una reputación como poeta y orador distinguido.

La verdadera naturaleza del final de Lalibela como rey puede que nunca se sepa, pero según Amba, después de haber construido las iglesias y despojado de su riqueza, se cansó de los deberes seculares de gobernar y abdicó en favor de Naakuto Laab, quien puede haberlo hecho. sido su nieto. Laab iba a ser el último rey Zagwe en Etiopía, ya que más tarde parece haber abdicado en circunstancias misteriosas para permitir que la antigua dinastía salomónica recuperara el gobierno en Etiopía.

Otras lecturas

Las hermosas iglesias atribuidas a Lalibela se describen y se ilustran ampliamente en I. Licitante, Lalibela; Las iglesias monolíticas de Etiopía, traducido por R. Grabham-Hostmann (1959); también se incluye algún comentario histórico. Otras fuentes generales útiles incluyen ES Pankhurst, Etiopía: una historia cultural (1955) y E. Ullendorff, Los etíopes (1960; 2ª ed. 1965). □