Influencias transculturales

Influencias artísticas. Si bien la mayoría de las culturas de África occidental del período 500-1590 tenían expresiones artísticas distintas, las influencias artísticas interregionales y transsaharianas ya eran evidentes. Las expediciones comerciales y militares de larga distancia de los almorávides del norte de África difundieron no solo el islam, sino también el arte y la cultura musulmanes, que se unieron a las influencias intelectuales y culturales subsaharianas en los principales centros comerciales como Djenné-Jeno y Tombuctú. Algunas formas e instrumentos musicales del Sahel y del Sahara oriental guardan un parecido sorprendente con los de las culturas islamizadas del Sudán Occidental, que forma parte de la franja de sabana o pradera que se extiende por todo el continente al sur del Sahara. El comercio, la migración, la expansión de reinos y la conquista de pueblos vecinos o periféricos dentro de África Occidental también trajeron la combinación de medios, estilos y formas culturales y artísticas. Por ejemplo, la compleja mitología de los pueblos de habla yoruba de Nigeria, que habían emigrado a Ile-Ife en el sur de Nigeria durante varios siglos y luego se dispersaron en la región occidental, es una fusión de ideas e iconografías culturales tanto indígenas como importadas. Otras interacciones culturales explican la amplia distribución de los hornos de fundición de hierro, la cera perdida (cera perdida) método de escultura de latón y telares de lizo en África occidental.

Cultura Artística Musulmana. Las influencias musulmanas se pueden encontrar en los estilos verbales y vocales, el lenguaje y la iconografía de muchos pueblos de África Occidental. El Sahara y el Sahel a menudo actuaban como un puente entre el valle del Nilo y las culturas árabes de África oriental y las culturas de la costa atlántica y sudanesa de África occidental. En su apogeo, alrededor de 800-1100, Djenné-Jeno en Mali atrajo a artistas e intelectuales de lugares tan lejanos como el este del valle del Nilo y la Península Arábiga. Las interacciones dinámicas de culturas tan diversas influyeron en gran medida en el arte común y de la corte en la región, y las obras de arte resultantes llamaron la atención sobre su grandeza desde el mundo exterior.

Lenguaje árabe. La lengua y la literatura árabes tuvieron un profundo impacto en el desarrollo artístico de África Occidental. A medida que el comercio y el Islam se extendieron, también lo hizo el idioma árabe tanto en su forma oral como escrita. Los comerciantes árabes y los africanos islamizados trajeron el Corán (Corán), escrito en escritura árabe. Djenné-Jeno se convirtió en el lugar de intercambio intelectual, estudio religioso y evolución cultural. Dentro de los muros de sus hermosas mezquitas, artistas

[Imagen no disponible por motivos de derechos de autor]

y los eruditos se reunieron para intercambiar ideas y aprender de las grandes mentes de su época. Como otras ciudades internacionales contemporáneas de compromiso artístico e intelectual, Djenné-Jeno atrajo a visitantes de todo el mundo.