Impresión e ilustración

Imprenta. Pocas innovaciones tecnológicas han tenido un impacto tan profundo en la cultura intelectual como lo hizo la introducción de la impresión mecánica con tipos móviles: la imprenta. La universidad medieval había creado un inmenso apetito por los libros, que creció junto con la alfabetización a finales de la Edad Media. Sin embargo, antes de la imprenta, estos tomos fueron copiados a mano, ya sea por el estudiante individual o por escribas y papeleros profesionales contratados para la tarea. Los primeros manuscritos se escribieron en pergamino o vitela, hechos quitando cuidadosamente el pelo de la piel de una oveja, cabra o ternero y raspándolo, secándolo y recortándolo para producir un medio que supera incluso a los papeles modernos en resistencia y durabilidad.

Fabricación de papel. Tanto el pergamino como la copia a mano eran laboriosos y, por lo tanto, costosos, y este hecho limitaba la producción y el consumo de libros a las instituciones eclesiásticas y estatales y a los individuos ricos. Cuando la tecnología para fabricar papel a partir de fibras de algodón llegó a Europa occidental desde el mundo islámico en el siglo XII, el papel se convirtió rápidamente en el medio preferido para los libros de texto, lo que permitió a los estudiantes comunes hacer sus propias copias de textos importantes, lo que ayudó a acelerar la difusión de la escolástica. y contribuyendo al rápido crecimiento del sistema universitario latino en toda Europa.

Impacto. Los libros manuscritos tenían inconvenientes. Además de ser costoso, la copia a mano permitía que los errores se filtraran en los textos y las ilustraciones prácticamente limitadas en ciertos tratados lujosamente elaborados y coloreados a mano, donde servían para decorar, no para informar. Estos factores fueron mejorados por la

prensa. Una vez que se estableció el tipo, se pudieron imprimir mil hojas de papel idénticas, con varias páginas de texto cada una, en un solo día. Los precios cayeron, poniendo folletos e incluso libros al alcance de la creciente clase media urbana e impulsando una revolución de la información. La imprenta presentó nuevos desafíos a la autoridad política y la estabilidad social. Podría decirse que la Reforma Protestante no habría tenido éxito si no hubiera sido por la prensa, que permitió que las ideas religiosas y políticas circularan de forma económica y amplia en lenguas vernáculas. Este desarrollo, a su vez, fomentó la alfabetización vernácula, un sello distintivo del Renacimiento. Las autoridades católicas también se dieron cuenta del potencial de la prensa, que se convirtió en una poderosa herramienta para la Contrarreforma en manos de los jesuitas en la segunda mitad del siglo XVI.

Ilustraciones y tipografía. La impresión reunió varias tecnologías existentes, que se adaptaron para dar a la imprenta la forma básica que tenía en la Europa moderna temprana. La prensa de tornillo en sí era una modificación de la prensa de vino, que se utilizaba para exprimir uvas. En 1400, estas prensas se usaban para imprimir ilustraciones de bloques de madera que se cortaban de tal manera que dejaban líneas en relieve que se podían entintar (bajorrelieve). La verdadera revolución llegó con el desarrollo de tipos móviles fácilmente replicables, a partir de los cuales se podían colocar e imprimir páginas enteras de texto como un bloque. Un diseñador tipográfico diseñó y cortó un conjunto de tintes maestros para cada fuente, y estos conjuntos se utilizaron para perforar el tipo en sí, que estaba hecho de una aleación de plomo, estaño y antimonio.

Gutenberg. Varias personas estaban comenzando a experimentar con la impresión mecánica en la década de 1440, pero el hombre al que se le atribuye la fusión con éxito de estas tecnologías es Johannes Gutenberg, cuya Biblia es el libro impreso europeo más antiguo que se conserva (alrededor de 1455). Gutenberg se instaló en Mainz, Alemania, y la imprenta se extendió desde allí a otras ciudades del río Rin y sus afluentes y luego a Francia, llegando al norte de Italia en la década de 1460. Los primeros impresores alemanes crearon fuentes que se asemejaban al manuscrito alemán minúsculo y generalmente se llaman góticas de letras negras, cuyas variaciones todavía estaban en uso a principios del siglo XX. Sin embargo, cuando se instalaron las imprentas en Italia, se crearon fuentes tipográficas romanas para imitar las manos humanistas más ligeras de la Italia del Renacimiento, y estas rápidamente dominaron la impresión científica latina y fueron las precursoras de los estilos modernos.

Ediciones estándar. La imprenta y el humanismo iban de la mano. Los autores trabajaron en estrecha colaboración con los impresores para asegurarse de que las páginas estuvieran libres de errores tipográficos, y las imprentas emplearon a académicos con experiencia en idiomas griegos y orientales (hebreo, siríaco y ocasionalmente árabe) para producir las numerosas ediciones humanistas de tratados y comentarios clásicos que comenzaron a publicarse. emitir. Con la impresión mecánica fue posible replicar miles de páginas similares sin introducir errores de escritura, lo que permitió a los humanistas producir ediciones estándar examinando copias manuscritas y restaurando lo que consideraban el texto original. A veces, hombres con educación universitaria, como el astrónomo alemán Johannes Regiomontanus, establecieron sus propias imprentas para facilitar la publicación científica. Los académicos eran autores y editores de los primeros libros y también eran un mercado importante para las ediciones impresas, especialmente los tratados académicos, por lo que no es de extrañar que trabajaran en estrecha colaboración con las imprentas y con la red de ferias comerciales que surgió en centros regionales como Frankfurt. , Lyon y Venecia para proporcionar un medio para comercializar libros ampliamente.

Calidad artística mejorada. El matrimonio del texto impreso y la ilustración impresa revolucionó la escritura científica en particular, especialmente las historias naturales y los tratados médicos y biológicos. La capacidad de reproducir una ilustración significaba que valía la pena invertir tiempo y experiencia en ella. La calidad artística de las ilustraciones mejoró rápidamente, ya que los artistas-ilustradores, algunos de los cuales fueron entrenados por los maestros de la pintura del Renacimiento, fueron contratados para hacer grabados en madera realistas de flores, animales y partes del cuerpo específicos. Hacia 1500 los grabados en madera se usaban ampliamente en libros científicos y para reproducir mapas. Aproximadamente contemporáneos con la difusión de las primeras imprentas, los ilustradores comenzaron a experimentar con el grabado en placa de metal, que producía una impresión de calidad aún mayor, pero requería un mayor control sobre las técnicas de fabricación de metal y el uso de un nuevo tipo de prensa, la prensa de rodillos.

Herramientas pedagógicas. Las ilustraciones artísticas confiables cambiaron por completo la forma en que se usaban las imágenes. Una vez que sirvieron como decoración para manuscritos costosos que fueron elaborados para deleitar los ojos de mecenas adinerados, las ilustraciones comenzaron a servir como herramientas pedagógicas, ya que podían reproducirse con precisión. Un ejemplo destacado de la sinergia entre la palabra impresa y la ilustración científica es la obra de Andreas Vesalius El cuerpo humano (Sobre la arquitectura del cuerpo humano, 1543), en la que varias ilustraciones anatómicas están bellamente representadas por un artista formado en el taller del pintor renacentista Tiziano y adaptado al texto mediante letras, como en los libros actuales. Esta técnica permitió que el texto y la ilustración trabajaran juntos y reunió los talentos artísticos de los pintores en las representaciones naturalistas de plantas, minerales y animales. Este desarrollo, a su vez, centró la atención de los estudiosos en la descripción precisa y, finalmente, en la clasificación de las formas naturales. El resultado fue una explosión de información de una precisión y calidad sin precedentes en el momento en que la exploración global estaba trayendo a casa especímenes de especies previamente desconocidas para ser introducidas a los europeos.