Huelga de acero de Homestead

La industrialización de los Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XIX supuso una compleja e inquietante transformación social y económica de la sociedad estadounidense. La expansión de las ciudades industriales, la vida urbana, las redes de transporte y las nuevas tecnologías fueron catalizadores de la reorganización de la vida estadounidense. También lo fue el surgimiento de la corporación estadounidense, que concentró la riqueza y el poder industriales en manos de una nueva élite económica, y el sindicato de masas, que buscó proteger a las florecientes filas de trabajadores fabriles. La huelga de Homestead Steel de 1892, que enfrentó al industrial Andrew Carnegie (1835-1919) contra la Asociación Amalgamada de Trabajadores del Hierro y el Acero, fue una de las expresiones más dramáticas del conflicto cada vez más agudo entre la corporación y el sindicato, entre el capital y el trabajo. —En el terreno de la industrialización de Estados Unidos.

Homestead, Pensilvania, era el centro del enorme imperio siderúrgico de Andrew Carnegie, la Carnegie Steel Corporation, que producía la cuarta parte del acero mundial en 1892. Su fuerza laboral se concentraba en Homestead, una ciudad de 12,000 habitantes. La mayoría de los trabajadores del acero pertenecían a la Asociación Amalgamada de Trabajadores del Hierro y del Acero. Con 24,000 miembros, el sindicato era uno de los miembros más importantes de la Federación Estadounidense del Trabajo (AFL).

El mismo Carnegie, junto con la mayoría de los otros líderes empresariales de la época, poseía una profunda oposición a los sindicatos. Consideraba a Amalgamated como una organización peligrosa que no solo debilitaba su capacidad para tratar el trabajo como una mercancía de libre disposición, sino que también se resistía a sus intentos de introducir avances tecnológicos. Carnegie también era muy consciente de que la amenaza de una huelga, que fue totalmente respaldada por la AFL, podría paralizar su imperio de acero si se lleva a cabo con eficacia. Por su parte, los trabajadores de Homestead, reflejando las actitudes de otros trabajadores siderúrgicos de la época, creían que Carnegie era generalmente insensible a sus necesidades. En particular, estaban molestos porque se negó a compartir los beneficios de técnicas de producción más eficientes.

En julio de 1892, cuando su contrato con la AFL estaba a punto de expirar, Carnegie decidió aplastar al sindicato de trabajadores del acero. Dio instrucciones a su gerente general, Henry Clay Frick, para que anunciara que la acería ahora contrataría trabajadores no sindicalizados y pagaría salarios más bajos. Esto inició una huelga general por parte de los Amalgamated, que estableció comités para ejecutar la huelga y preparar la ciudad. Carnegie, que se fue de vacaciones a Europa, transfirió el control operativo a Frick, cuyo odio a los sindicatos era bien conocido. Frick procedió a emplear a 300 guardias de la empresa contratados a través de la Agencia Nacional de Detectives de Pinkerton para apoderarse de las fábricas de los huelguistas. El 5 de julio, los guardias utilizaron barcazas fluviales en un intento de aterrizar cerca de la fábrica al amparo de la noche. Los huelguistas los estaban esperando y la batalla duró ocho horas. Cuando terminó, 35 hombres yacían muertos y otros 60 resultaron gravemente heridos.

Incluso antes del violento enfrentamiento, la opinión pública corría contra los huelguistas por causas ajenas a ellos. Un agitador llamado Alexander Berkman había intentado antes asesinar a Frick en su oficina. El ataque fallido trajo mucha simpatía por Frick y un descrédito significativo para los huelguistas. La noticia del enfrentamiento mortal entre los huelguistas y Pinkerton volvió aún más la opinión en contra de los Amalgamated. Pensilvania envió 4000 milicianos para ocupar la fábrica, que pronto fue entregada a la dirección. Se contrataron trabajadores no sindicalizados y la carpintería reanudó sus operaciones normales. Cuatro meses después, la Amalgama votó para poner fin a la huelga, pero la organización fue aplastada, poniendo fin al sindicalismo en la industria del acero. Más importante aún, la lucha paralizó a la AFL y debilitó los esfuerzos para organizar el trabajo en todo Estados Unidos.