Grupo anti-partido

El Grupo Antipartido, así llamado por Nikita Khrushchev, a quien intentó expulsar del poder en junio de 1957, no se oponía al Partido Comunista ni era realmente un grupo. Más bien, estaba formado por tres de los principales rivales de Jrushchov en la dirección del partido, Georgy Malenkov, Vyacheslav Molotov y Lazar Kaganovich, ellos mismos apenas unidos excepto en su deseo de derrocar a Jruschov, más un grupo diverso de aliados que los apoyaron en el último minuto: el jefe de estado titular, Klimenty Voroshilov; el presidente del Consejo de Ministros Nikolai Bulganin; los administradores económicos centrales Mikhail Pervukhin y Maxim Saburov; y Dmitry Shepilov, el protegido de Khrushchev a quien recientemente había ascendido a ministro de Relaciones Exteriores.

Cuando Josef Stalin murió en marzo de 1953, Malenkov parecía el heredero aparente, pero Molotov también parecía ser un aspirante al poder supremo. Jruschov se unió a ambos para derribar al jefe de la policía secreta Lavrenty Beria, que fue arrestado en junio de 1953 y ejecutado en diciembre. Jruschov se volvió a continuación contra Malenkov, que fue degradado de primer ministro a ministro de electrificación en febrero de 1955, y luego contra Molotov, que pronto fue eliminado como ministro de Relaciones Exteriores. Sin embargo, tanto a Malenkov como a Molotov se les permitió seguir siendo miembros de pleno derecho del Presidium del Partido, dejándolos en posición de buscar venganza contra Jruschov.

La lógica del poder en el Kremlin, en la que no existía un procedimiento formalizado para determinar la sucesión del liderazgo, explicaba en gran medida esta lucha. También lo hicieron ciertas diferencias políticas: Molotov, Kaganovich y Voroshilov se sintieron particularmente consternados por el "discurso secreto" de Khrushchev atacando a Stalin en el XX Congreso del Partido en febrero de 1956, así como por el proceso de desestalinización que inició en la política interna y externa. Malenkov había parecido más abierto a las reformas durante su período como primer ministro, pero aunque sus habilidades y las de Khrushchev podrían haberse complementado entre sí, la animosidad personal los separó. A pesar de elegir a Bulganin para reemplazar a Malenkov como primer ministro, Jruschov desdeñó a Bulganin. Pervukhin y Saburov se sintieron amenazados por la propuesta de reorganización de la administración económica de Jrushchov, que puso en peligro sus puestos de trabajo. Shepilov probablemente traicionó a su patrón porque pensó que Jruschov estaba destinado a perder.

Incluidos siete miembros de pleno derecho del Presidium, los conspiradores constituían una mayoría. Cuando se movieron contra Jruschov el 18 de junio de 1957, contaron con la práctica del Presidium de nombrar a su propio líder, dejando que el Comité Central del Partido firmara el resultado. En cambio, sin embargo, Jruschov insistió en que el propio Comité Central, en el que dominaban sus seguidores, decidiera la cuestión. Mientras Jruschov y sus enemigos se peleaban, la KGB (Comité de Seguridad del Estado) y los militares transportaron a los miembros del Comité Central a Moscú para un pleno que tuvo lugar del 22 al 28 de junio.

Los oponentes de Jruschov no tuvieron ninguna posibilidad una vez que comenzó el pleno. Molotov, Malenkov y Kaganovich fueron objeto de una serie de acusaciones sobre su complicidad en el terror de Stalin, incluidos detalles sobre los crímenes estalinistas que no se publicitaron completamente hasta finales de la década de 1980. Después del pleno, Molotov fue exiliado a Mongolia Exterior como embajador soviético, Malenkov al norte de Kazajstán para dirigir una central hidroeléctrica, Kaganovich a una planta de potasa en la provincia de Perm y Shepilov para dirigir el Instituto de Economía de Kirguistán. Para no revelar cuántos se habían opuesto a él, Jruschov retrasó el castigo del resto del Grupo Antipartido: Bulganin siguió siendo primer ministro hasta 1958; Voroshilov no fue depuesto como jefe de estado hasta 1960. Después del 1961º Congreso del Partido en octubre de XNUMX, en el que Jruschov intensificó su ataque total contra Stalin y el estalinismo, Molotov, Malenkov y Kaganovich fueron expulsados ​​del Partido Comunista.