Gerardo machado y morales

Gerardo Machado y Morales (1871-1939) fue un general en la Guerra de Independencia de Cuba de 1895-1898 contra España. Posteriormente elegido presidente, se convirtió en un dictador severo.

Gerardo Machado nació en Santa Clara, provincia de Las Villas, el 28 de septiembre de 1871. Pasó su infancia en la finca ganadera de su familia, asistió a escuelas privadas y, a los 20 años, se dedicó al cultivo y venta de tabaco. Durante la Guerra de los Diez Años de Cuba (1868-1878) contra España, el padre de Machado se había unido a los rebeldes cubanos, alcanzando el rango de mayor. Machado siguió los pasos de su padre, y cuando los cubanos reanudaron la guerra en 1895, se alistó y ascendió al rango de general de brigada.

Después de que terminó la guerra, Machado se volvió hacia la política y los negocios. Llegó a la alcaldía de Santa Clara y durante el gobierno de José Miguel Gómez (1909-1913) fue nombrado inspector de las Fuerzas Armadas y posteriormente secretario de Gobernación. Poco después, se dedicó a la agricultura y los negocios y, junto con los capitalistas estadounidenses, invirtió en servicios públicos. Se hizo rico y volvió a la política a principios de la década de 1920. Obtuvo el control del Partido Liberal y, con su lema "Agua, carreteras y escuelas", fue elegido presidente en 1924.

Reforma presidente

La primera administración de Machado coincidió con un período de prosperidad. La producción de azúcar se expandió y Estados Unidos proporcionó un mercado cercano y listo. Machado se embarcó en un ambicioso programa de obras públicas que incluyó la finalización de la Carretera Central, la construcción de la capital nacional, la ampliación de la Universidad de La Habana y la ampliación de las instalaciones de salud. También patrocinó un proyecto de ley de reforma arancelaria en 1927 que brinda protección a ciertas industrias cubanas. A pesar de estos logros, la dependencia de Cuba del azúcar continuó y la influencia y las inversiones estadounidenses aumentaron.

Antes de que terminara su primera administración, Machado buscó la reelección. Alegando que su programa económico no podría completarse durante su mandato de 4 años y que solo él podía llevarlo a cabo, Machado anunció su decisión de hacerse reelegir y extender el mandato presidencial a 6 años. Evitó el crecimiento de la oposición política controlando el Partido Conservador y el pequeño Partido Popular. Mediante sobornos y amenazas subordinó al Congreso y al poder judicial a la voluntad del ejecutivo, y en 1928 fue reelegido prácticamente sin oposición.

Represión y reacción

El segundo mandato de Machado estuvo plagado de problemas. Afectados por las ondas de choque de la depresión mundial y oprimidos por un dictador cada vez más despiadado, muchos cubanos, encabezados principalmente por estudiantes universitarios, organizaron la resistencia al régimen. En 1931, el ex presidente Mario García Menocal encabezó un levantamiento de corta duración en la provincia de Pinar del Río. Ese mismo año una expedición anti-Machado aterrizó en la provincia de Oriente, solo para ser aplastada por el ejército.

A medida que aumentaba la violencia urbana, también lo hacía la represión. La policía de Machado allanó lugares de reunión secretos, arrestando a estudiantes y líderes de la oposición, a quienes torturaba o mataba. Estados Unidos, tratando de encontrar una solución pacífica a la situación política de Cuba, envió al enviado especial Sumner Welles para mediar entre el gobierno y la oposición. La mediación fue apoyada por la mayoría de las facciones y líderes políticos con la excepción de los conservadores y, particularmente, los estudiantes. Los esfuerzos de Welles finalmente llevaron a una huelga general y una revuelta del ejército que obligó a Machado a abandonar el país el 12 de agosto de 1933. Machado se instaló en los Estados Unidos y murió en Miami Beach, Florida, el 29 de marzo de 1939.

Otras lecturas

No hay biografía de Machado en inglés. La información de antecedentes está en Robert F. Smith, Estados Unidos y Cuba: negocios y diplomacia 1917-1960 (1960); Wyatt MacGaffey y Clifford R. Barnett, Cuba (1962; repr. 1965 como Cuba del siglo XX); Robert F. Smith, Antecedentes de la revolución: el desarrollo de la Cuba moderna (1966); Ramón E. Ruiz, Cuba: la realización de una revolución (1968); y Hugh Thomas, Cuba: la búsqueda de la libertad (1971). □