Filosofía oculta

Filosofía oculta. La "filosofía oculta" es una frase difícil, a la vez limitada y amplia. En general, se refiere a un modo de pensamiento filosófico que busca la verdad metafísica escondida (oculta) detrás de las superficies de los mundos natural, celestial y divino. Debido a que sus practicantes usaron medios mágicos para buscar estas verdades, el término "oculto" se usa aquí en dos de sus sentidos primarios.

Heinrich Cornelius Agrippa von Nettesheim (¿1486-1535?) Proporcionó la primera declaración definitiva para la filosofía oculta en su obra maestra, Libro de Filosofía de los Secretos (tres libros de filosofía oculta) redactado originalmente en 1510 pero muy revisado para su publicación final en 1533. Agripa vio la filosofía oculta como el lado sintético (o constructivo) de la filosofía, con escepticismo, representado por su obra de 1526 Sobre la incertidumbre y la vanidad de las artes y las ciencias, como complemento analítico (o destructivo). En su Filosofía Oculta, Agripa argumentó que detrás del mundo natural, el mundo celestial de los números y la forma platónica, y el mundo divino de las Escrituras y los ángeles, se encuentra una verdad única y consistente: la verdad revelada de la encarnación de Cristo. A la luz de la fe, a través de la práctica mágica unida al análisis filosófico, el mago y el filósofo oculto podrían lograr cierto conocimiento de la voluntad divina y sus implicaciones para el mundo ordinario.

Debido a que la filosofía oculta dependía en gran medida de la síntesis del aprendizaje místico no tradicional, a menudo no europeo, con un marco cristiano, la traducción de Marsilio Ficino (1433-1499) del Corpus hermético en 1460 proporcionó a los filósofos ocultistas un importante material de trabajo. Pero la filosofía oculta del Renacimiento comenzó en serio con la inserción de Giovanni Pico della Mirandola (1463-1494) de la Cábala judía en el pensamiento mágico cristiano. Este matrimonio de las técnicas exegéticas ocultas con la magia fue apoyado particularmente por su colocación por Pico della Mirandola bajo los auspicios del hermetismo, una tendencia sintética y sincrética que marcaría la filosofía oculta a partir de entonces.

En el siglo XVI, la filosofía oculta se hizo influyente en gran parte a través del trabajo de Agripa, pero el término divergió de su uso bastante especializado. Sin embargo, por regla general, su uso marcó enfoques iconoclastas y antiautoritarios de la filosofía universal, así como una búsqueda del conocimiento esotérico y secreto detrás del velo de la realidad aparente.

La filosofía oculta no tenía una identidad religiosa fija. Agripa era católico, al igual que Ficino, Pico della Mirandola, Francesco Giorgi (o Zorzi) (1467-1540), Girolamo Cardano (1501-1576), Tommaso Campanella (1568-1659) y Athanasius Kircher (1602-1680), pero algunos pensadores protestantes también encontraron útil el enfoque oculto. Para Paracelso (1493-1541), John Dee (1527-1608) y Robert Fludd (1574-1637), la filosofía oculta no solo demostró las verdades detrás de las Escrituras y la naturaleza, sino que también validó sus propias perspectivas variables sobre el cristianismo. En los pensadores más radicales, como Giordano Bruno (1548-1600), la filosofía oculta proporcionó un medio para repensar la relación de la humanidad con Dios, especulaciones que provocaron la ejecución de Bruno por herejía. Si bien el caso de Bruno es excepcional en muchos aspectos, los filósofos ocultistas a menudo tienen problemas con las autoridades religiosas, tal vez porque la filosofía oculta necesariamente busca la verdad fuera de los límites de los puntos de vista establecidos y aceptados.

El sincretismo y el universalismo de la filosofía oculta no son simplemente equivalentes a lo que Antoine Faivre ha llamado la "praxis de la concordancia", la afirmación de una verdad detrás de todas las verdades, como la práctica de establecer denominadores comunes entre varios sistemas religiosos, mágicos o filosóficos, que se entiende que produce iluminación. Si bien la filosofía oculta generalmente acepta esta teoría de la "concordancia", es sumamente inclusiva; es decir, mientras que en el esoterismo el enfoque de la concordancia a menudo implica eliminar supuestos errores o acumulaciones, los filósofos ocultistas generalmente tratan de apropiarse tanto como sea posible del sistema en cuestión. Esta catolicidad a menudo ha llevado a que su trabajo sea etiquetado como colecciones incoherentes y no sistemáticas de rarezas, pero los filósofos ocultistas simplemente evitaron los hechos sin contexto a favor de interpretar y apropiarse de sistemas completos.

Beca moderna

Los eruditos modernos han tenido una relación algo tensa con la filosofía oculta. Hasta la década de 1960, la filosofía oculta surgió principalmente en la historia de la ciencia, donde a veces se reconocía que la iconoclasia de las filosofías ocultas promovía las observaciones de la naturaleza, lo que conducía al descubrimiento del conocimiento científico. Sin embargo, con el trabajo de Frances A. Yates en las décadas de 1960 y 1970, el pensamiento oculto irrumpió en la escena más amplia de la historia de las ideas. Aunque la propia Yates se centró principalmente en el hermetismo en Giordano Bruno y John Dee, su afirmación de que el pensamiento mágico promovió la revolución científica precipitó una considerable controversia sobre la filosofía oculta. En última instancia, muchas de las grandes afirmaciones de Yates han resultado insuficientes, pero la filosofía oculta en sí sigue siendo un tema importante, aunque poco entendido, al margen de la historia intelectual.

Más recientemente, los eruditos han comenzado una vez más a repensar la naturaleza y el estatus de la filosofía oculta. En particular, la comprensión del fenómeno de la brujería ha llevado a considerar las conexiones entre las élites y las ideas populares de lo oculto. Estudios recientes han demostrado que las filosofías ocultas ayudaron a formar amplias perspectivas culturales sobre la brujería, la herejía y la piedad popular.

Con la creciente aceptación de la erudición interdisciplinaria, el estudio de la filosofía oculta se está expandiendo. Actualmente, la mayoría de los estudios se centran en pensadores particulares y sus escritos, reemplazando el antiguo énfasis en situarlos dentro de amplias categorías intelectuales; estudios recientes se han centrado en Pico della Mirandola, Agrippa, Cardano, Dee y Bruno. Además, la tendencia parece ir hacia la absorción de métodos e ideas de otras disciplinas, en particular la filosofía, la antropología, la lingüística y la historia de las religiones. Dado que la inyección de teoría de estas disciplinas en la historia intelectual sigue siendo algo controvertida, parece probable que el estudio de la filosofía oculta absorba algo del radicalismo que ha invertido la erudición en la brujería, desplazándola de un remanso a un área dominante, incluso que marca tendencias. de estudio.

La mayor parte de la filosofía oculta sigue siendo desconocida para nosotros y las cuestiones fundamentales no se han abordado suficientemente. Su relación con las teorías de la brujería y con el desarrollo de la ciencia ha recibido cierta atención, pero hasta ahora las respuestas son provisionales. En general, las conexiones de este fenómeno principalmente temprano moderno con la magia anterior y los movimientos ocultos y esotéricos posteriores permanecen intactos, y gran parte del material básico está todavía en manuscrito. La filosofía oculta fue influyente, extremadamente visible y muy disputada en su propio tiempo, pero hasta hace muy poco los eruditos no estaban dispuestos a aceptar el desafío de comprender por qué. Con el nuevo crecimiento del interés, parece probable que la filosofía oculta proporcionará a los estudiosos nuevas y emocionantes perspectivas sobre la historia intelectual y cultural de la era moderna.