Convención de Nashville

La convención de Nashville de delegados de los estados del sur se reunió en dos sesiones del 3 al 12 de junio y del 11 al 18 de noviembre de 1850. A medida que las tensiones sectoriales se profundizaron tras la apertura de la primera sesión del nuevo Congreso de diciembre de 1849, muchos políticos del sur, encabezados por el el anciano senador John C. Calhoun de Carolina del Sur, creía que un frente unido era necesario si se quería mantener la esclavitud y los derechos del sur dentro de la Unión. Se hicieron llamados a una acción concertada en todo el sur, y en octubre de 1849, fuertemente impulsada por Calhoun, la convención del estado de Mississippi, en un movimiento bipartidista, resolvió "que una convención de los estados esclavistas debería celebrarse en Nashville, Tennessee ... para idear y adoptar algún modo de resistencia a las agresiones [del norte] ". En respuesta a esta convocatoria, los delegados de nueve estados, elegidos por voto popular, por convenciones, legislaturas estatales o por gobernadores, se reunieron en Nashville el 3 de junio de 1850. La mayoría de los delegados presentes procedían del mismo Tennessee, pero del principal esclavo estados, sólo Luisiana y Carolina del Norte no estaban representados. Aunque se eligieron delegados de ambos partidos, los demócratas dominaron los procedimientos. Desconfiados de los llamamientos de Calhounite a la unidad entre partidos, y fortalecidos por la introducción en el Congreso del programa de compromiso de Henry Clay en enero de 1850, la mayoría de los whigs del sur habían llegado a considerar la convención propuesta como un manto para el desunionismo demócrata.

En verdad, la Convención de Nashville resultó ser un fracaso para los radicales demócratas. Al cierre de su primera sesión, la convención adoptó por unanimidad veintiocho resoluciones, pero no emitió ultimátums sobre los derechos del sur en los territorios, el eje principal de la disputa seccional. Las resoluciones sostenían que la esclavitud existía independientemente de la Constitución, pero estaba reconocida por ella; que los territorios pertenecían al pueblo de los estados; que los ciudadanos de los distintos estados tenían los mismos derechos para migrar a los territorios; y que el Congreso no tenía poder para excluir la propiedad de un ciudadano, pero estaba obligado a protegerla. En su undécima resolución, la convención demostró su moderación al expresar su voluntad de resolver el asunto territorial extendiendo la línea del Compromiso de Missouri al Pacífico, aunque como una "concesión extrema". Finalmente, los delegados adoptaron un discurso a la gente de los estados del sur que condenaron las resoluciones de compromiso de Clay, que luego fue debatido por el Congreso. Volviendo a reunirse el 11 de noviembre, la convención, con una asistencia muy reducida, rechazó el compromiso que había sido acordado por el Congreso seis semanas antes y afirmó el derecho de secesión al convocar una nueva reunión. Con el sentimiento sureño cristalizando rápidamente en apoyo del compromiso, la segunda sesión resultó ser un fiasco. Una semana después de que los delegados concluyeran su trabajo, los votantes de Georgia votaron por una clara mayoría a favor del compromiso, prueba del cambio de sentimiento político que había socavado el atractivo de la convención.

Bibliografía

Cooper, William J., Jr. El sur y la política de la esclavitud, 1828-1856. Baton Rouge: Prensa de la Universidad Estatal de Luisiana, 1978.

Jennings, Thelma. La Convención de Nashville: Movimiento del Sur por la Unidad, 1848–1851. Memphis, Tennessee: Memphis State University Press, 1980.

MartinCrawford

Fletcher M.Verde