Consejo de asuntos africanos

El Consejo de Asuntos Africanos (CAA), el grupo panafricanista más importante de la década de 1940, fue fundado el 28 de enero de 1937 por un grupo dirigido por Paul Robeson y Max Yergan, ex secretario de la YMCA. Originalmente llamado Comité Internacional de Asuntos Africanos, era un pequeño grupo de información y presión. De naturaleza anticolonialista, se dedicó a aumentar la conciencia de los estadounidenses sobre las condiciones en África, para exponer la "explotación despiadada de la gente; legislación represiva ... y la creciente pobreza de los africanos". Durante muchos años fue la única organización dedicada a los problemas africanos. Fue financiado en gran parte por Frederick V. Field (de la familia de grandes almacenes de Chicago), que tenía inclinaciones comunistas, al igual que muchos de los líderes de la CAA. Sin embargo, su junta de setenta miembros incluía a luminarias no comunistas como Adam Clayton Powell, Jr., Alain Locke, Channing Tobias, Herbert Delany y Mary McLeod Bethune. Otros dos miembros de la junta, Ralph Bunche y Mordecai Johnson, decidieron poco después de unirse que la CAA era demasiado de izquierda en su política y dimitió. En 1941, el grupo tenía catorce miembros activos del comité que se reunían tres veces al año.

En 1942, la organización, rebautizada como CAA, estableció oficinas en 23 West Twenty-XNUMXth Street en la ciudad de Nueva York, y en agosto publicó su primer boletín de dos páginas, Noticias de Africa. En 1943, Alphaeus Hunton, profesor de inglés de la Universidad de Howard, se convirtió en director educativo de la CAA. Comenzó un boletín mensual, New Africa (luego llamado Foco en África ), que formaba parte de un programa para influir en la opinión de las masas, especialmente sobre el papel de Estados Unidos en África como explotador de mano de obra y materias primas baratas. En abril de 1944, la CAA patrocinó una conferencia titulada "África: nuevas perspectivas" con Kwame Nkrumah de Gold Coast (ahora Ghana) como orador invitado.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hunton y Yergan conversaron con la División de Asuntos Africanos del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre cuestiones económicas y políticas, defendiendo un programa de liberación y autodeterminación de posguerra para las colonias africanas. En 1945, el presidente de la CAA, Paul Robeson, presionó al presidente Harry S. Truman y al secretario de Estado Edward Stettinius para que apoyaran la descolonización africana en la Conferencia de las Naciones Unidas en San Francisco. Hunton era un observador acreditado y asistió a las reuniones del Comité ad hoc sobre territorios no autónomos. Preparó informes para los delegados de la ONU sobre Sudáfrica. Cuando Jan Smuts, el primer ministro de Sudáfrica, solicitó permiso para anexar el suroeste de África, la CAA lideró la exitosa lucha en la ONU para bloquear la medida.

En 1946, la CAA tenía setenta y dos miembros, un 80 por ciento de los cuales eran afroamericanos. A menudo la única fuente de información sobre África, la CAA proporcionó comunicados de prensa a sesenta y dos periódicos extranjeros y sesenta y siete estadounidenses. Sus Bibliografía africana se publicó desde enero de 1945 hasta febrero de 1950. Publicó el apartheid, el hambre y la explotación de los africanos negros en Sudáfrica, y apoyó al Congreso Nacional Africano. Tan influyente fue la CAA que New Africa fue prohibido en Kenia bajo control británico. Las actividades de la CAA incluyeron reuniones masivas, piquetes en la embajada de Sudáfrica y una campaña de recolección de alimentos.

El último gran evento de la CAA fue una reunión de abril de 1947 en la 71a Armería del Regimiento en Nueva York. Paul Robeson habló, comparando desfavorablemente a Estados Unidos con la Unión Soviética, citando la ayuda de esta última a países del tercer mundo. Ese año, mientras la guerra fría se calentaba, la CAA fue incluida en la lista de organizaciones subversivas del fiscal general.

En febrero de 1948 se produjo un gran cisma. El director ejecutivo Max Yergan insistió en que el Consejo de la CAA debería declarar su carácter "no partidista", mientras que Robeson y sus seguidores afirmaron que esto ayudaría a los reaccionarios antisoviéticos. La disputa fue remitida a un comité de políticas encabezado por WEB Du Bois, quien se había vuelto activo en la CAA luego de su salida en 1948 de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP). En marzo, la junta de la CAA rechazó la moción de Yergan y lo censuró por supuestas irregularidades financieras. Yergan afirmó que la CAA había sido tomada por los comunistas y formó su propia facción. Ese verano, la dirección de la CAA lo expulsó. Esta acción le costó a la organización el apoyo de Powell, Tobias, Delany y Bethune. Robeson permaneció como presidente, Du Bois se convirtió en vicepresidente y Hunton se convirtió en secretario ejecutivo. Louise Thompson Patterson, una prominente comunista, se convirtió en directora de organización y con Robeson organizó conciertos para recaudar fondos y capítulos locales. La CAA se convirtió en la base de poder de Robeson, y sus partidarios se manifestaron en 1950 después de que le negaran el pasaporte.

En 1953 se ordenó a la CAA que se registrara bajo la Ley McCarran como una organización subversiva, y en 1955 se llamó a Hunton ante un gran jurado federal para declarar si la CAA era un agente extranjero, dados sus vínculos con el Congreso Nacional Africano y el Sur Congreso Indio Africano. La financiación pronto se agotó y en 1955 la CAA cesó la mayoría de sus actividades. La Junta de Control de Actividades Subversivas del gobierno de los Estados Unidos finalmente lo cerró definitivamente en 1956.

Véase también Bethune, Mary McLeod; Du Bois, WEB; Asociación Nacional para el Adelanto de las Personas de Color (NAACP); Robeson, Paul; Yergan, Max

Bibliografía

Duberman, Martin B. Paul Robeson. Nueva York: Knopf, 1988.

Horne, Gerald. Negro y rojo: WEB Du Bois y la respuesta afroamericana a la Guerra Fría, 1947–1963. Albany: Prensa de la Universidad Estatal de Nueva York, 1986.

Hunton, Dorothy. Alphaeus Hunton: El valiente anónimo. Autoeditado, 1986.

Lynch, Hollis R. Radicales afroamericanos y la liberación de África: El Consejo de Asuntos Africanos, 1937-1955. Ithaca, NY: Africana Studies and Research Center, Cornell University, 1978.

alana j. erickson (1996)