Comisión de derechos civiles de los estados unidos

La Comisión de Derechos Civiles se estableció como parte de la Ley de Derechos Civiles de 1957. Originalmente conocida como la Comisión de Derechos Civiles del Presidente, estaba destinada a ser una comisión temporal. El propósito de la comisión era investigar las quejas sobre la violación del derecho al voto por motivos de raza, color, religión o etnia; recopilar información sobre la denegación de la igualdad de protección ante la ley que podría utilizarse en una mayor protección de los derechos civiles; servir como cámara de compensación de información sobre la igualdad de protección en los Estados Unidos; y presentar un informe final y recomendaciones al Congreso y al presidente dentro de dos años.

De los primeros seis comisionados nombrados por el presidente y el Congreso, sólo uno era negro: J. Ernest Wilkins, subsecretario de trabajo en la administración de Eisenhower. El primer presidente fue Stanley Reed, un ex juez de la Corte Suprema de Estados Unidos que renunció casi de inmediato, citando "irregularidades judiciales" en los estatutos de la comisión. Reed fue reemplazado por el Dr. John Hannah, quien se desempeñó como presidente hasta 1969. La comisión, cuyo mandato fue extendido por la Ley de Derechos Civiles de 1960, sirvió para centrar la atención en las responsabilidades del gobierno de Estados Unidos con respecto a los derechos civiles. La comisión también era un lugar al que los afroamericanos podían presentar quejas sobre intentos legislativos y extralegales y violentos de impedir que votaran. En febrero de 1963, la comisión emitió Libertad a los libres, un informe que marca el centenario de la Proclamación de Emancipación. Señaló que, si bien el problema en el sur seguía siendo segregación y discriminación de jure, en el norte era de facto: "La condición de ciudadanía aún no está completamente desarrollada o realizada para el negro estadounidense ... El capítulo final de la La lucha por la igualdad aún no se ha escrito ". Los poderes de la comisión se ampliaron y su existencia se extendió por la Ley de Derechos Civiles de 1964 para abarcar la investigación de acusaciones de denegación de protección igualitaria de cualquier tipo. Su informe de dos volúmenes, Aislamiento racial en las escuelas públicas (1967), señalaron una creciente segregación racial en las escuelas, especialmente en las áreas metropolitanas, a medida que los blancos abandonaron las ciudades por los suburbios, poniendo la responsabilidad a los pies de la discriminación en la vivienda como la practican los ciudadanos privados y el gobierno local, estatal y federal. En 1969, el reverendo Theodore Hesburgh de la Universidad de Notre Dame, un destacado liberal en cuestiones de derechos civiles y segregación, sucedió a Hannah como presidente.

Durante la crisis de los autobuses de principios de la década de 1970, la comisión reafirmó la opinión de que el Congreso tenía la responsabilidad de establecer un "estándar uniforme para proporcionar la eliminación del aislamiento racial". Reprendió al presidente Richard Nixon por ser demasiado cauteloso acerca de poner fin a la segregación de facto en el norte en un informe de 1970. En gran parte debido a esto, Nixon obligó al presidente Hesburgh a renunciar en 1972 y lo reemplazó con el más conservador Arthur S. Fleming al año siguiente. El quinto informe de la comisión, publicado en noviembre de 1974, documentó el incumplimiento del gobierno de sus obligaciones con los negros en el empleo. El término de la comisión fue extendido por la Ley de Autorización de la Comisión de Derechos Civiles de 1978, ya que anteriormente se había extendido cada vez que terminaba su término.

Durante la administración de Ronald Reagan, la comisión se convirtió en el escenario de un debate sobre la acción afirmativa. En 1980 respaldó las cuotas de empleo basadas en la raza en un informe titulado "Derechos civiles en la década de 1980: Desmantelamiento del proceso de discriminación". Sin embargo, en 1981 el presidente Reagan despidió al presidente Arthur Fleming y lo reemplazó con Clarence Pendleton Jr., un archiconservador y el primer afroamericano en ocupar el cargo de presidente; todos los presidentes posteriores también han sido afroamericanos. En 1983 Reagan despidió a otros tres comisionados porque criticaban las políticas de derechos civiles de su administración. Uno de los miembros despedidos, la destacada historiadora afroamericana Mary Frances Berry, demandó con éxito a la administración Reagan para mantener su puesto en la junta, citando la pérdida de independencia de la comisión. Luego de varios meses de negociaciones que involucraron a la administración, el Congreso y la propia comisión, se llegó a un compromiso y el organismo se reconstituyó como la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos, con el presidente y el Congreso nombrando cada uno a la mitad de los miembros, ahora ocho. Más importante aún, los comisionados ahora tenían mandatos de ocho años que podían terminarse "sólo por negligencia en el deber o mala conducta en el cargo".

En 1985, el presidente Pendleton declaró que los programas de acción afirmativa deberían terminar y la comisión finalmente abolida. Al año siguiente, propuso que se terminaran los contratos de las minorías; el resto de la comisión no estuvo de acuerdo con él, al igual que el Consejo Nacional Republicano Negro, por lo que el plan no siguió adelante. Durante la administración de George HW Bush, continuó el debate sobre las cuotas. Pendleton murió en 1988 y fue reemplazado por William Barclay Allen, un afroamericano, quien se vio obligado a renunciar en octubre de 1989 luego de la revelación de que había sido arrestado por secuestrar a una niña de catorce años en una batalla por la custodia de los hijos. La autorización de la comisión expiró el 30 de septiembre de 1989, y el proceso de reautorización fue una ocasión para que el Congreso examinara la composición y el futuro del organismo. Su nuevo presidente, Arthur A. Fletcher, ex director ejecutivo de la National Urban League, designado en febrero de 1990, prometió ser más activo que sus predecesores y convertir la comisión en la conciencia de la nación una vez más. En agosto de 1991, la comisión emitió su primer informe significativo sobre la discriminación en seis bases militares en Alemania, y lo siguió seis meses después con un informe sobre la discriminación generalizada contra los asiáticos, basada en las barreras del idioma y la cultura. La Comisión de Derechos Civiles estuvo estancada durante gran parte de la década de 1990 debido a una batalla entre la administración Clinton y el Congreso Republicano por Bill Lann Lee, un ex abogado del Fondo Inc. que fue nombrado presidente de la comisión en 1995. Cuando el Congreso filibusteró la nominación porque del apoyo de Lee a las preferencias raciales, Clinton nombró a Lee como una cita para el receso.

En 2001, la Comisión de Derechos Civiles pidió una investigación de las elecciones presidenciales de 2000, afirmando que miles de votantes afroamericanos tuvieron sus votos rechazados como resultado de máquinas de votación defectuosas en áreas densamente pobladas por afroamericanos.

Véase también Acción afirmativa; Congreso de Derechos Civiles; Movimiento de Derechos Civiles, Estados Unidos; Política en los Estados Unidos

Bibliografía

Blaustein, Albert P. y Robert L. Zangrando, eds. Los derechos civiles y el negro estadounidense: una historia documental. Nueva York: Trident Press, 1968.

Lowery, Charles D. y John F. Marszalek, eds. Enciclopedia de los derechos civiles afroamericanos: de la emancipación al presente. Nueva York: Greenwood Press, 1992.

Ploski, Harry A. y James Williams, eds. The Negro Almanac: Una obra de referencia sobre los afroamericanos, 5ª ed. Detroit, Michigan: Bellwether, 1989.

alana j. erickson (1996)
Actualizado por editor 2005