Carlos romero barceló

Carlos Romero Barceló (nacido en 1932), líder político puertorriqueño, quinto gobernador electo del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y representante en el Congreso de los Estados Unidos con estatus territorial, fue uno de los principales defensores de la estadidad estadounidense para su país.

Carlos Romero Barceló nació el 4 de septiembre de 1932 en San Juan, Puerto Rico, y se crió en un ambiente familiar en el que los asuntos públicos y la política se consideraban importantes. Su padre, Antonio Romero Moreno, era abogado e ingeniero y se desempeñó como juez del tribunal superior. Su abuelo materno fue Antonio R. Barceló, quien había sido uno de los colaboradores cercanos de Luis Muñoz Rivera, el primer presidente del Senado de Puerto Rico (elegido en 1917) y el fundador del Partido Liberal a principios de la década de 1930. Su madre, Josefina Barceló, se convirtió en presidenta del Partido Liberal poco después de la muerte de su padre.

Romero Barceló recibió su educación primaria en escuelas privadas de San Juan y su educación secundaria en Phillips Exeter Academy en Exeter, New Hampshire. Asistió a la Universidad de Yale, de la cual obtuvo su licenciatura en 1953, habiéndose especializado en ciencias políticas y economía. Luego estudió derecho en la Universidad de Puerto Rico y recibió su título de abogado en 1956.

Fundó el nuevo partido progresista

Al graduarse y hasta mediados de la década de 1960, realizó una práctica de derecho privado, especializándose en casos civiles, principalmente daños y perjuicios y asuntos corporativos y tributarios. Su interés y aptitud para la política y su compromiso inquebrantable con la causa de la estadidad de los Estados Unidos para Puerto Rico pronto lo llevaron a la arena pública. En 1965 se unió a una organización llamada Citizens for State 51 y más tarde se convirtió en su presidente. En 1967 esta organización pasó a formar parte de un nuevo movimiento, fundado por Luis Ferré, llamado United Statehooders, que fue creado para hacer campaña por la alternativa de estadidad en el plebiscito de estatus celebrado en julio de ese año. Al mes siguiente, Romero se unió a Ferré para fundar el Partido Nuevo Progresista. Ferré se convirtió en el candidato a gobernador victorioso del partido en 1968.

Como cofundador del nuevo partido a favor de la estadidad, y como uno que demostró ser un portavoz particularmente agresivo, franco y trabajador de la ideología de la estadidad, Romero capturó la nominación del partido para alcalde de San Juan en 1968 y ganó la publicación de manera convincente. Durante su mandato como alcalde de San Juan también fue elegido segundo vicepresidente de la Liga Nacional de Ciudades y en 1974 se convirtió en su presidente. En 1972 Ferré fue derrotado por el popular demócrata Rafael Hernández Colón, pero Romero ganó fácilmente la reelección en San Juan, y después de servir tres años como vicepresidente del partido se convirtió en el presidente indiscutible en 1974. Ocupó este cargo hasta 1984.

Como jefe del Partido Nuevo Progresista, Romero se postuló para gobernador en 1976 y derrotó al titular, Hernández Colón. En 1980 ganó la reelección tras una reñida campaña por sólo unos 3,000 votos. En 1981, Romero fue elegido presidente de la Asociación de Gobernadores del Sur. En las elecciones de 1984 perdió ante Hernández, pero continuó como presidente del Partido Nuevo Progresista.

La Primera Dama durante la administración de Romero fue Kate Donnelly, de Baldwin, Nueva York, con quien Romero se casó en 1966. Tuvieron dos hijos, nacidos mientras Romero era alcalde de San Juan. También tuvo dos hijos de un matrimonio anterior.

Luchó por la estadidad de puerto rico

A lo largo de su carrera política, Romero fue un firme creyente en la estadidad de Puerto Rico y en la compatibilidad de la estadidad con la identidad cultural, lingüística y psicológica de Puerto Rico. Fue un activista combativo con un estilo sencillo, directo y sin pretensiones. Bajo su dirección, la causa de la estadidad se convirtió en un importante movimiento de masas y el sistema de partidos se transformó en algo radicalmente diferente a lo que era durante la época de dominación del Partido Popular Democrático y Luis Muñoz Marín.

Después de dos mandatos como gobernador, Romero regresó a la práctica privada de la abogacía en 1985. Un año después, fue electo al Senado de Puerto Rico, donde ocupó hasta 1988. En 1989 fue nuevamente elegido Presidente del Partido Nuevo Progresista. Romero ganó un escaño en la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos en 1992 con el tema de la campaña, "En el camino hacia la igualdad". Como Representante de Puerto Rico, Romero tenía todos los privilegios de cualquier otro miembro del Congreso, excepto el derecho a votar sobre la aprobación final de las enmiendas. En el 104º Congreso, fue miembro del Comité de Recursos y del Comité de Oportunidades Económicas y Educativas. Como delegado, podía votar y deliberar como cualquier otro miembro de esos comités. En 1993 (el 103 ° Congreso) Romero se convirtió en el primer representante del pueblo de Puerto Rico en obtener derechos de voto limitados en la Cámara. Sin embargo, este derecho fue arrebatado por el Partido Republicano en el 104º Congreso.

En 1997, el Representante Don Young de Alaska propuso el Proyecto de Ley 856 de la Cámara de Representantes que allanaría el camino para la estadidad puertorriqueña, un sueño hecho realidad para Romero, quien es uno de los copatrocinadores del proyecto de ley. Titulada "Ley de Estado Político Estados Unidos-Puerto Rico", requería que se celebrara un referéndum antes del 31 de diciembre de 1998 sobre el estado político de Puerto Rico para 1) la retención de su estado de Estado Libre Asociado; 2) el pleno autogobierno que conduzca a la independencia; o 3) autogobierno total a través de la soberanía estadounidense que conduce a la estadidad. Otra inclusión en el proyecto de ley, a la que Romero se opuso, es que el inglés debe ser el idioma oficial del Gobierno Federal en Puerto Rico. En una declaración ante la Cámara en 1997, Romero Declaró que "Es hora de que el Congreso permita que la democracia se desarrolle plenamente en Puerto Rico, (los puertorriqueños) son ciudadanos sin derechos políticos, incluido el voto en el Congreso".

Romero recibió un doctorado honorario de la Universidad de Bridgeport en 1977, y recibió el Premio James J. y Jana Hoey por Justicia Interracial del Consejo Católico Interracial de Nueva York ese mismo año. En 1981 fue galardonado con la Medalla del Fiscal General de los Estados Unidos.

Otras lecturas

No hay libros en inglés que traten específicamente de Romero Barceló o de su administración. Una buena fuente de sus actividades en el Congreso de los Estados Unidos, incluida una biografía, es el sitio web de la Cámara de Representantes (www.house.gov/romero-barcelo/). Para obtener más información sobre el tema de la estadidad puertorriqueña y la participación de Romero, consulte el sitio Web de la estadidad de Puerto Rico (www.puertorico51.org/english/). Algunas buenas obras generales sobre Puerto Rico contienen material útil sobre Romero y sus actividades. Algunos ejemplos son Kal Wagenheim, Puerto Rico: un perfil (1970); Jorge Heine y JM García-Passalacqua, La cuestión puertorriqueña, Serie de titulares de Foreign Policy Association # 266 (noviembre / diciembre de 1983); Jorge Heine, ed., Hora de la decisión (1983), especialmente los capítulos 1, 8 y 9; y Raymond J. Carr, Puerto Rico: un experimento colonial (1984). Varios de los discursos de Romero han sido publicados en Discursos vitales del día.