Carlos p. Garcia

Carlos P. García (1896-1971) fue el cuarto presidente de la República de Filipinas. Se destacó por la enunciación de la Primera Política Filipina, destinada a completar y garantizar la independencia económica y la soberanía de Filipinas.

Carlos P. García nació en Talibon, Bohol, el 4 de noviembre de 1896. Tomó cursos de derecho en la Universidad de Silliman en 1918-1919 y se graduó con un título en derecho de la Escuela de Derecho de Filipinas. Encabezó el examen de la barra en 1923. Fue elegido por tres términos (1925-1931) como representante del tercer distrito de Bohol. Sirvió durante tres mandatos (1933-1941) como gobernador de la provincia de Bohol. Durante 13 años (1941-1954) García sirvió en el Senado de Filipinas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en mayo de 1942, García fue perseguido por la autoridad militar japonesa debido a su lealtad a la causa aliada y su negativa a rendirse y cooperar con el gobierno. Después de la guerra participó en varias misiones a Washington para trabajar por la aprobación de las Reclamaciones de Rehabilitación y Daños de Guerra de Filipinas. Fue delegado a la Conferencia Mundial en San Francisco para redactar la carta de la Organización de las Naciones Unidas en mayo de 1945. Actuó como presidente de la Conferencia de la Organización del Tratado de Asia Sudoriental en Manila en 1954, que produjo el Tratado de Manila y la Carta del Pacífico .

De 1947 a 1953 García fue vicepresidente de la dirección del partido Nacionalista, y también se desempeñó en el gabinete a partir de 1953 como vicepresidente y secretario de Relaciones Exteriores. Cuando estuvo en el Senado, fue presidente y miembro de numerosos comités clave, entre ellos reorganización del gobierno, asuntos exteriores, obras públicas, ejército y marina y justicia. También fue miembro del Tribunal Electoral del Senado. De 1946 a 1951 García se desempeñó como líder de la minoría en el Senado.

Presidente exitoso

Cuando el presidente Magsaysay murió en un accidente aéreo el 17 de marzo de 1957, García se convirtió en su sucesor, habiendo sido elegido vicepresidente en noviembre de 1953. En las elecciones de 1957 García ganó a otros tres candidatos y se convirtió en el cuarto presidente de la república desde su independencia. en 1946.

El principal logro de García antes de convertirse en presidente involucró sus actividades como experto en política exterior del gobierno. Como secretario de Relaciones Exteriores, abrió negociaciones formales de reparación en un esfuerzo por poner fin al estado técnico de guerra de nueve años entre Japón y Filipinas, lo que llevó a un acuerdo en abril de 1954. Durante la Conferencia de Ginebra sobre la unificación de Corea y otros problemas asiáticos, García, como presidente de la delegación filipina, atacó las promesas comunistas en Asia y defendió la política estadounidense en el Lejano Oriente. En un discurso el 7 de mayo de 1954, el día de la caída de Dien Bien Phu, García repitió la posición filipina por el nacionalismo y la oposición al comunismo.

García actuó como presidente de la Conferencia de Seguridad del Sudeste Asiático de ocho naciones celebrada en Manila en septiembre de 1954, que condujo al desarrollo de la Organización del Tratado del Sudeste Asiático, conocida como SEATO. Los principios cardinales de García en asuntos exteriores, como se anunció en un discurso el 30 de noviembre de 1957, eran "mantener y mejorar las relaciones entre Filipinas y Estados Unidos" y "fomentar lazos más estrechos con nuestros vecinos asiáticos".

Destacó la austeridad, el nacionalismo

La administración de García se caracterizó por su programa de austeridad y su insistencia en una política nacionalista integral. El 3 de marzo de 1960 afirmó la necesidad de una completa libertad económica y agregó que el gobierno ya no toleraría el dominio de intereses extranjeros (especialmente estadounidenses) en la economía nacional. Prometió sacudirse "el yugo de la dominación extranjera en los negocios, el comercio, el comercio y la industria". A García también se le atribuyó su papel en la reactivación de las artes culturales filipinas.

La prevalencia del soborno y la corrupción en el gobierno, el arrastre institucional de administraciones anteriores y la desaprobación de Estados Unidos de su Primera Política Filipina pusieron a García a la defensiva y llevaron en parte a su derrota en las elecciones de 1961. García murió en 1971 a la edad de 74 años.

Otras lecturas

Amplia información sobre García se encuentra en Eufronio Alip, ed., Los presidentes filipinos de Aguinaldo a García (1958); Jesús V. Merritt, Nuestros presidentes: perfiles en la historia (1962); y Pedro A. Gagelonia, Presidentes todos (1967). Véase también Hernando J. Abaya, La historia no contada de Filipinas (1967). Se puede encontrar más información en Ester G. Maring y Joel M. Maring, eds., Diccionario histórico y cultural de Filipinas (1973). □