Baudrillard, jean (n. 1929)

Sociólogo francés.

Jean Baudrillard nació en la ciudad catedralicia de Reims, Francia, en 1929. En 1956, comenzó a trabajar como profesor de educación secundaria en un instituto francés (lycée) y, a principios de la década de 1960, realizó trabajos editoriales para la editorial francesa Seuil. Baudrillard fue inicialmente un germanista que publicó ensayos sobre literatura en Los tiempos modernos en 1962-1963 y tradujo al francés obras de Peter Weiss y Bertolt Brecht, así como un libro sobre movimientos revolucionarios mesiánicos de Wilhelm Mühlmann. Durante este período, conoció y estudió las obras de Henri Lefebvre, cuyas críticas de la vida cotidiana lo impresionaron, y de Roland Barthes, cuyos análisis semiológicos de la sociedad contemporánea tuvieron una influencia duradera en su obra.

En 1966, Baudrillard ingresó en la Universidad de París, Nanterre, y se convirtió en asistente de Lefebvre, mientras estudiaba idiomas, filosofía, sociología y otras disciplinas. Defendió su "ciclo These de Troisiême" en sociología en Nanterre en 1966 con una disertación sobre El sistema de objetos, y comenzó a enseñar sociología en octubre de ese año. Oponiéndose a la intervención francesa y estadounidense en las guerras de Argelia y Vietnam, Baudrillard se asoció con la izquierda francesa en la década de 1960. Nanterre fue un sitio clave de política radical, y el "movimiento 22 de marzo" asociado con Daniel Cohn-Bendit y el enragés comenzó en el departamento de sociología de Nanterre. Baudrillard dijo más tarde que participó en los eventos de mayo de 1968 que resultaron en levantamientos estudiantiles masivos y una huelga general que casi expulsa al presidente Charles de Gaulle del poder.

A fines de la década de 1960, Baudrillard comenzó a publicar una serie de libros que eventualmente lo harían famoso en todo el mundo. Influenciado por Lefebvre, Barthes y una tradición artística y teórica de vanguardia francesa, Baudrillard emprendió un trabajo serio en el campo de la teoría social, la semiología y el psicoanálisis en la década de 1960 y publicó su primer libro, El sistema de objetos en 1968, seguido de un libro sobre La sociedad de consumo en 1970, y Para una crítica de la economía política del signo en 1972. Estas primeras publicaciones son intentos, en el marco de la sociología crítica, de combinar los estudios de la vida cotidiana iniciados por Lefebvre con una semiología social que estudia la vida de los signos en la vida social. Combinando estudios semiológicos, economía política marxista y sociología de la sociedad de consumo, Baudrillard comenzó su tarea de toda la vida de explorar el sistema de objetos y signos que forma la vida cotidiana.

Si bien las tres primeras obras de Baudrillard pueden leerse en el marco de una crítica neomarxista de las sociedades capitalistas, en su provocación de 1973, El espejo de producciónBaudrillard lleva a cabo un ataque sistemático al marxismo clásico, afirmando que el marxismo no es más que un espejo de la sociedad burguesa, colocando la producción en el centro de la vida, naturalizando así la organización capitalista de la sociedad.

Como muchos en la izquierda, Baudrillard estaba decepcionado de que el Partido Comunista Francés no apoyara los movimientos radicales de la década de 1960 y también desconfiaba del marxismo oficial de teóricos como Louis Althusser, a quien encontraba dogmático y reduccionista. En consecuencia, Baudrillard inició una crítica radical del marxismo, una que sería repetida por muchos de sus contemporáneos que también darían un giro posmoderno. En obras como Simulaciones (1983) y Intercambio simbólico y muerte (1976), Baudrillard plantea una división en la historia tan radical como la ruptura entre sociedades premodernas y modernas. En el modo de la teoría social clásica, desarrolla sistemáticamente distinciones entre las sociedades premodernas organizadas en torno al intercambio simbólico, las sociedades modernas organizadas en torno a la producción y las sociedades posmodernas organizadas en torno a la "simulación", por lo que se refiere a los modos culturales de representación que "simulan" la realidad, como en televisión, ciberespacio informático y realidad virtual. Baudrillard sostiene que en la era contemporánea, la simulación o reproducción social (procesamiento de información, comunicación, industrias del conocimiento, etc.) reemplaza a la producción como forma organizativa de la sociedad. La tecnología reemplaza al capital para Baudrillard y la semiurgia (interpretada como proliferación de imágenes, información y signos) reemplaza la producción. Su giro posmoderno está, por tanto, conectado con una forma de determinismo tecnológico y un rechazo de la economía política como un principio explicativo útil, un movimiento que muchos de sus críticos rechazan.

En sus últimos trabajos, Baudrillard continúa reflexionando sobre los desarrollos y acontecimientos contemporáneos, aunque su trabajo también da un giro metafísico en el que desarrolla perspectivas filosóficas únicas en torno a una teoría en la que el mundo-objeto desplaza al sujeto y los individuos son sometidos a una dominación y un dominio cada vez mayores. controlar. Si bien su trabajo sobre la simulación y la ruptura posmoderna desde mediados de la década de 1970 hasta la década de 1980 proporciona una teoría y un análisis posmodernos paradigmáticos de la posmodernidad que ha sido muy influyente, su trabajo posterior a la década de 1980 es posiblemente de más interés literario y filosófico que sociológico. Así, Baudrillard finalmente va más allá de la teoría social en una esfera y un modo de escritura novedosos que proporciona información ocasional sobre los fenómenos sociales contemporáneos y críticas provocativas de la filosofía y la teoría social contemporáneas y clásicas, pero no proporciona realmente una teoría adecuada de la era contemporánea.