Barbero b. conable jr

Barber B. Conable, Jr. (nacido en 1922), dirigió la institución crediticia más importante comprometida con la financiación de proyectos económicos en países en desarrollo, el Banco Mundial, de 1986 a 1991. Su mandato se destacó por una reforma completa del banco y su personal. y una campaña vital de aumento de capital. Condujo el banco a través de tiempos turbulentos de incumplimiento y reestructuración de la deuda del Tercer Mundo.

Barber B. Conable, Jr., nació en Varsovia, Nueva York, el 2 de noviembre de 1922. Después de recibir su licenciatura de Cornell en 1942, Conable se unió al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, sirviendo al final de la Segunda Guerra Mundial (1942 -1946) y sirviendo nuevamente durante el conflicto de Corea (1950-1951), alcanzando el rango de coronel. Se graduó con honores de la facultad de derecho de Cornell en 1948 y se convirtió en miembro del Colegio de Abogados del Estado de Nueva York ese mismo año. Conable ejerció la abogacía primero en Buffalo (hasta 1950), luego en Batavia (hasta 1964). Su carrera en el sector público comenzó en la Legislatura del Estado de Nueva York (1963-1964), y de allí pasó a convertirse en el representante del Distrito 30 ante la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, cargo que ocupó con éxito durante 20 años (1965-1985). ).

Como el republicano de mayor rango en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, Conable fue respetado como uno de los legisladores más influyentes y conocedores sobre cuestiones fiscales, con importantes contribuciones a las leyes sobre comercio (1974), ganancias de capital (1977) y seguridad social (1977). ). Sin embargo, su nombramiento para presidir el Banco Mundial en 1986 fue visto como una sorpresa, ya que Conable no tenía experiencia bancaria, solo una pequeña experiencia en administración y prácticamente toda su experiencia legislativa estaba relacionada con asuntos nacionales más que internacionales. Sin embargo, lo que la administración Reagan deseaba era un miembro de Capitol Hill que pudiera cabildear con éxito por un aumento de capital para la institución, pero un miembro externo del banco que pudiera reinar en su percibida burocracia hinchada y cambiar su cultura de la planificación central hacia el mercado. Soluciones orientadas.

El Banco Mundial se creó después de la Segunda Guerra Mundial para canalizar fondos para proyectos de desarrollo económico y social de las naciones industrializadas modernas a las naciones agrícolas pobres y de reciente industrialización en América Latina, África y Asia. Debido a que Estados Unidos proporcionaba la mayor parte del capital social, el presidente del banco había sido tradicionalmente un estadounidense y su sede se encontraba en Washington, DC Tres instituciones afiliadas conforman el banco: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), el Banco Internacional de Desarrollo Association (IDA) y la Corporación Financiera Internacional (IFC).

El BIRF otorga préstamos que devengan intereses para proyectos de desarrollo público (carreteras, represas, energía, comunicaciones, escuelas) y brinda asistencia técnica, utilizando fondos recaudados mediante la emisión de bonos en los mercados mundiales de capital. Estos bonos están respaldados por los 151 países miembros del banco, generando así un pool de fondos para países pobres que por sí solos carecerían de la calificación crediticia necesaria para emitir bonos. La AIF proporciona capital adicional a los países más pobres con una tasa de interés inferior a la del mercado (es decir, una donación parcial), mientras que la CFI pone capital adicional a disposición de las empresas industriales privadas de los países en desarrollo.

Durante el decenio de 1970, los países en desarrollo también pidieron grandes préstamos a bancos comerciales privados de Estados Unidos, Europa y Japón. Sin embargo, tras la segunda crisis del petróleo de 1979 y la recesión mundial de principios del decenio de 1980, los países en desarrollo no pudieron encontrar mercados de exportación para sus productos salvo a precios mucho más bajos. Si bien los ingresos por exportaciones disminuyeron, los pagos del servicio de la deuda aumentaron debido a tasas de interés mucho más altas, lo que generó una contracción financiera. Al no poder obtener dólares para pagar los intereses y el capital de la deuda de 1 billón de dólares, muchos países de América Latina y África suspendieron los pagos, lo que provocó la crisis. Como resultado, los nuevos préstamos se agotaron, lo que redujo el crecimiento económico al impedir que los países importen bienes de capital, repuestos y otros artículos necesarios para expandir la producción.

El Banco Mundial actuó con lentitud en la búsqueda de una solución. Cambiar de préstamos para proyectos a préstamos de ajuste más amplios para asistencia macroeconómica significaba que se necesitaba una campaña de capital. Mientras que los otros países miembros del Banco Mundial lo apoyaban, el Congreso de los Estados Unidos tenía sus propios déficits fiscales y se resistió a ayudar al banco, que se percibía como falto de personal e ineficiente. Para rectificar esta percepción, la primera tarea de Conable fue reorganizar la estructura y el personal del banco en 1987. Esto generó un conflicto interno y una baja moral, ya que el 10 por ciento de la fuerza laboral de 6,500 profesionales fue jubilada o despedida.

Los críticos acusaron que el manejo de Conable de la reestructuración fue inepto, ya que era un forastero y dependía demasiado de los consejos de aquellos que se beneficiarían de la política interna. Muchos altos directivos, en particular los expertos en aspectos del mercado financiero, dimitieron del banco en favor de empleos en el sector privado. Además, dado que el banco multilateral está integrado por un grupo de funcionarios públicos internacionales, se alegó un intenso nacionalismo y favoritismo en el proceso de selección.

A pesar de estos escollos, el banco reorganizado pudo obtener el aumento de capital deseado en 1988 y expandir los préstamos a más de $ 21 mil millones para 1989. Conable llevó al banco hacia un mayor énfasis en las soluciones orientadas al mercado para el desarrollo que en la planificación central, de acuerdo con la solución de la deuda presentada por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Nicholas Brady, en 1989. El Plan Brady exigía que los bancos comerciales privados cancelaran algunos de sus préstamos pendientes, reduciendo así el endeudamiento paralizante de los países pobres. A cambio, se garantizarían las reclamaciones privadas restantes y se produciría una nueva infusión de préstamos de países más ricos a través de los auspicios del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Después de retirarse del Congreso, Conable sirvió en las juntas directivas de la Bolsa de Valores de Nueva York y varias corporaciones, además de ser miembro principal del conservador "think-tank" American Enterprise Institute y profesor distinguido en la Universidad de Rochester. También se desempeñó como presidente del Museo del Indio Americano en la ciudad de Nueva York y en las juntas directivas del Urban Institute, la Fundación Dole y la Fundación Smith Richardson.

Citando su edad y mala salud, Conable anunció su renuncia al Banco Mundial a partir del 1 de septiembre de 1991. Al final de su exitoso mandato de cinco años, se retiró a su casa en Alexander, Nueva York. La Casa Blanca de Bush anunció que su sucesor sería Lewis T. Preston (nacido en 1926), un antiguo ejecutivo de JP Morgan & Company.

Otras lecturas

Se puede encontrar una descripción general de los mecanismos e instituciones internacionales en JC Pool y S. Stamos, El ABC de las finanzas internacionales (1987). Para una evaluación del manejo de la crisis de la deuda, vea Shafigul Islam, "Going Beyond the Brady Plan", Reto (Julio / agosto de 1989). Se incorporan excelentes estadísticas sobre las naciones en desarrollo en el Informe sobre el desarrollo del Banco Mundial, que se actualiza anualmente. □