Asunto de Leningrado

El "Asunto de Leningrado" se refiere a una purga entre 1949 y 1951 de la élite política de la ciudad y de comunistas prominentes a nivel nacional que habían venido de Leningrado. Más de doscientos Leningraders, incluidos muchos familiares de los acusados ​​directamente, fueron condenados por cargos políticos fabricados y veintitrés fueron ejecutados. Más de dos mil funcionarios de la ciudad fueron despedidos de sus trabajos. Cientos de muchas otras ciudades fueron encarcelados durante esta purga.

El "Asunto de Leningrado" derivó en gran parte de una lucha de poder entre los dos principales sucesores potenciales del líder soviético Josef Stalin: Andrei Zhdanov, jefe del partido de Leningrado durante el prolongado asedio de la ciudad durante la guerra, y Georgy Malenkov, apoyado por el jefe de la policía política, Lavrenti Beria. La repentina muerte de Zhdanov por aparentes causas naturales a finales del verano de 1948 dejó vulnerables a sus protegidos de Leningrado. A principios de 1949, Malenkov acusó a los Leningraders de intentar crear un Partido Comunista de Rusia rival en conspiración con otro exjefe del partido de Leningrado, Alexei Kuznetsov. Malenkov utilizó como pretextos un mercado de comercio mayorista que se había establecido en Leningrado sin el permiso de Moscú, así como supuestas irregularidades en la votación en una conferencia del partido de Leningrado. Los miembros del partido de Leningrado también fueron acusados ​​de traición.

Aparte de Kuznetsov, las víctimas más destacadas del "Asunto de Leningrado" fueron el miembro del Politburó y presidente de Gosplan Nikolai Voznesensky y el primer secretario del comité del partido de Leningrado, Pyotr Popkov. Los tres fueron fusilados junto con otros el 1 de octubre de 1950. La purga marcó un regreso a la política violenta y conspirativa de la década de 1930. Eliminó a los Leningraders como contendientes por el poder nacional y degradó a Leningrado esencialmente al estado de una ciudad provincial dentro de la URSS.