Asociación de mejora de Montgomery

La Asociación de Mejoramiento de Montgomery (MIA) se formó en Montgomery, Alabama, el 5 de diciembre de 1955, para dirigir el boicot negro del sistema de autobuses de la ciudad. Los líderes negros habían convocado un boicot de un día para el 5 de diciembre, en protesta por el juicio de la Sra. Rosa L. Parks, quien había sido arrestada por violar la ordenanza de la ciudad que requiere que los autobuses mantengan asientos segregados racialmente. Este boicot había resultado tan exitoso que en la tarde del 5 de diciembre, en una reunión de los líderes negros de la comunidad en la Iglesia Episcopal Metodista Africana Sion de Mount Zion, los presentes decidieron extender el boicot hasta que la ciudad y la compañía de autobuses acordaron adoptar el patrón de segregación de autobuses utilizado en Mobile, Alabama, que no requirió que los pasajeros que ya estaban sentados se desasentaran. Los líderes decidieron crear una nueva organización para ejecutar el boicot y, por sugerencia del reverendo Ralph D. Abernathy (1926-1990), la llamaron Asociación de Mejoras de Montgomery. Rufus A. Lewis, director de una funeraria local, nominó a su pastor, el reverendo Dr. Martin Luther King Jr., como presidente de la asociación. El rey de veintiséis años se sorprendió por esta designación inesperada, pero la aceptó. Esa noche, en una reunión masiva en la Iglesia Bautista de Holt Street a la que asistieron unas cinco mil personas, los mongomerianos negros ratificaron estas acciones.

Quizás el logro más importante de la MIA durante el curso del boicot fue la organización de una operación eficiente de vehículos compartidos para reemplazar los autobuses. Sin esta operación para conseguir que la masa de participantes negros entrara y saliera del trabajo, el boicot pronto habría comenzado a debilitarse, y fue la capacidad de los negros para crear y administrar tal operación lo que más confundió las expectativas de sus oponentes segregacionistas blancos. Rufus Lewis dirigió el grupo de autos durante los primeros seis meses del boicot, y fue sucedido en mayo de 1956 por el reverendo BJ Simms. Casi tan importantes como el coche compartido eran las reuniones masivas semanales de la MIA. Estas reuniones, celebradas en rotación en cada una de las principales iglesias negras de la ciudad, fueron un medio eficaz de mantener el entusiasmo y el compromiso de los participantes del boicot.

La MIA estaba gobernada por una junta directiva autoconstituida, compuesta principalmente por los líderes que habían asistido a la reunión organizativa del 5 de diciembre. Cuando ocurrió una vacante, los miembros restantes seleccionaron a una persona para llenarla. El único miembro blanco era el reverendo Robert Graetz, un pastor luterano de una congregación totalmente negra. La junta demostró ser extremadamente reacia a ir más allá de la demanda negra inicial por un patrón más aceptable de segregación de asientos. Durante los primeros dos meses del boicot, los miembros de la junta se negaron a permitir que el abogado de la asociación, Fred D. Gray, presentara una demanda en un tribunal federal para obtener una declaración de que las ordenanzas de segregación de asientos eran inconstitucionales. Solo cuando la casa de Martin Luther King fue bombardeada el 30 de enero de 1956, se presionó a la junta para que autorizara la demanda. El caso resultante, Browder contra Gayle, produjo la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de que las leyes de segregación de autobuses violaron la Decimocuarta Enmienda de la Constitución y, por lo tanto, llevaron a una conclusión exitosa del boicot el 21 de diciembre de 1956.

La asociación siguió existiendo después del boicot. Se convirtió en una de las organizaciones fundadoras de la Southern Christian Leadership Conference en 1957, llevó a cabo una campaña de registro de votantes en gran medida ineficaz en Montgomery, trató sin éxito de crear una cooperativa de crédito para negros y en 1958 patrocinó la presentación de una demanda para integrar los parques de la ciudad. y parques infantiles, un traje que solo resultó en el cierre de la ciudad de todos ellos. La MIA amenazó con una demanda para integrar las escuelas de Montgomery, pero la demanda nunca se presentó. King se mudó a Atlanta en 1960, y Abernathy lo siguió allí en 1961. Después de esto, la asociación se volvió cada vez menos activa. Su último logro importante se produjo en la primavera de 1962, cuando, bajo el liderazgo del reverendo Solomon S. Seay Sr., logró persuadir a la empresa de autobuses para que contratara a negros como conductores de autobuses, una acción que había sido una de las demandas originales. del boicot. Seay fue sucedido por el reverendo Jesse Douglas y Douglas por la señora Johnnie Carr. Sin embargo, en las últimas décadas del siglo XX, la MIA había dejado de desempeñar un papel activo en la vida de la comunidad.

Véase también Abernathy, Ralph David; King, Martin Luther, Jr .; Montgomery, Alabama, boicot de autobuses; Parks, Rosa; Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur

Bibliografía

Garrow, David J. Llevando la cruz: Martin Luther King, Jr., y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur. Nueva York: William Morrow, 1986.

King, Martin Luther, Jr. Paso hacia la libertad: la historia de Montgomery. Nueva York: Harper, 1958.

Thornton, J. Mills, III. "Desafío y respuesta en el boicot de autobuses de Montgomery de 1955-1956". Revisión de Alabama 33 (1989): 163 – 235.

j. molinos de thornton iii (1996)