Arquitectura, indio americano

Arquitectura, indio americano. La arquitectura tradicional de los indios americanos estuvo muy influenciada por los materiales de construcción disponibles en una región particular del país. También hubo otros factores determinantes.

La tecnología impuso tres tipos estructurales básicos: el marco doblado con cubierta, como se usa para el wigwam; la carcasa de compresión, como se usa para el iglú y el tipi; y el marco de madera de postes y vigas, como se usa para el cobertizo, el cobertizo y la casa de tablones. Con frecuencia, la forma de una vivienda utiliza más de una técnica. Las prácticas de construcción requerían una gran habilidad, ya que los trabajadores debían vaporizar un árbol joven hasta que se doblaba sin romperse, para derribar árboles y dividir tablas, para pieles de animales a prueba de lluvia, para hacer bridas de fibra para unir materiales de construcción o para fabricar ladrillos de adobe.

Para protegerse de los elementos, los indígenas construían muros de doble capa de pieles o madera que podían aislarse con pasto o musgo. Alrededor de las viviendas se erigieron muros de caña o juncos para que sirvieran de cortavientos. Los lados de las estructuras estaban cubiertos con corteza y piel de animales que se podían quitar en los calurosos días de verano. Las glorietas se construyeron con techos de ramas y sin muros para que los habitantes pudieran descansar a la sombra.

Las costumbres sociales regían el tamaño de una estructura. Si un hombre vivía con la familia de su esposa cuando se casó o viceversa, entonces la vivienda se agrandaría para acomodar al cónyuge y luego a los hijos. Muchas estructuras, como la casa comunal de los iroqueses o los edificios de estilo apartamento de los Pueblo, se construyeron de forma modular que permitió la remodelación. Las viviendas circulares a menudo se unían a estructuras cercanas mediante pasillos.

La economía de la recolección de alimentos generalmente requería que las tribus indias tuvieran más de un hogar. Muchos tenían alojamientos de verano que permitían un fácil acceso a la fuente de alimento. Por ejemplo, los indios de la costa noroeste se trasladaron tierra adentro para recolectar bayas y pescar en los ríos cargados de salmón; y los indios Pueblo se acercaron a sus campos para cultivar. Los indios más sedentarios del noreste trasladarían aldeas enteras para recolectar razas particulares de peces o aves. También trasladaron sus aldeas si se agotaba el suministro de árboles jóvenes para materiales de construcción o si se agotaba la tierra del jardín. Muchos indios del sudeste tenían casas de verano e invierno contiguas entre sí con unidades de almacenamiento independientes.

Las opiniones de los indios sobre la religión y los mitos a menudo determinaban la ubicación de una vivienda. Se dijeron oraciones antes de la construcción y se pidieron bendiciones después de que se completó la estructura. Se necesitaban diferentes viviendas para diversas ceremonias religiosas. Se diseñaron estructuras específicas para sudar, dar a luz, limpiar, meditar, bailar, adorar y honrar a los muertos.

Durante el período de precontacto inmediato, los estilos de la arquitectura india se pueden dividir en amplias regiones geográficas de similitudes ecológicas. La estructura básica en los bosques del noreste y las áreas de los Grandes Lagos era un marco de árboles jóvenes doblados cubiertos por láminas de corteza o esteras de juncos. Estos wigwams, utilizados por tres grupos principales de idiomas, el iroquio, el algonquino y el siouan, eran generalmente cabañas redondas u oblongas en forma de cúpula con un promedio de doce a quince pies de diámetro. En algunas áreas, la misma estructura básica se alargó para extenderse 100 pies o más. Estas casas comunales eran viviendas durante todo el año para familias extensas o se utilizaban como logias para ceremonias religiosas.

En el sureste, los cherokees, chickasaw, choctaw y creeks vivían en pueblos. A menudo, la casa del jefe se construía sobre un túmulo; otros edificios importantes, como los utilizados para el ayuntamiento o para el culto, también pueden estar situados en lo alto de los montículos. Las casas se construían con madera, zarzo y barro, un yeso de arcilla y pasto colocado sobre listones tejidos de varillas o cañas; los techos normalmente estaban hechos de paja, corteza u hojas de palmito. Las casas del consejo, también hechas de adobe y adobe, se construyeron para reuniones y asambleas especiales y podían albergar hasta 500 indios en hileras de plataformas elevadas.

Muchos grupos agrícolas de las Llanuras vivían en aldeas cubiertas de tierra. Una cabaña de tierra tenía normalmente de doce a veinte metros de diámetro, pero podía ser más grande. Por lo general, una disposición circular de doce postes servía para sostener las paredes y el techo, con una estructura central de cuatro postes y vigas que se usaba para sostener las 100 o más vigas. El techo estaba hecho de ramas de sauce y pasto de la pradera y estaba cubierto con césped. Estas cabañas se utilizaron durante la temporada agrícola. Durante la temporada de caza, los indios seguían el juego empleando carcasas portátiles. Los tipis, diseñados alrededor de una base de tres o cuatro polos, estaban cubiertos con pieles de búfalo. Cuando los indios se trasladaban de un lugar a otro, los perros llevaban las varas y los cueros. Solo con la llegada de los caballos, muchos indios de las llanuras emprendieron una existencia nómada con grandes tipis que podían ser movidos por grandes animales de carga.

En el extremo norte, los esquimales sobrevivieron al oscuro ártico gélido en casas de invierno o iglús. Las casas de invierno estaban parcialmente hundidas en el suelo y sus marcos estaban hechos de cualquier cosa que se pudiera encontrar cerca: las paredes estaban hechas de rocas o césped, soportes de techo, huesos de ballena o madera flotante. Se cubrieron capas de pieles de foca o morsa con musgo seco o césped y se usaron para techos. Se usó una entrada larga que se inclinaba hacia abajo y luego hacia arriba para eliminar las ráfagas de viento heladas y requería que los habitantes treparan por una trampilla hacia el interior. Los iglús estaban hechos de bloques de nieve inclinados e inclinados para formar una cúpula. También presentaban un largo pasillo de entrada. En verano, los esquimales vivían en tiendas de piel que cubrían marcos de madera con y sin crestas.

A lo largo de la costa noroeste del Pacífico, los indios recolectaban tablones para sus hogares en densos bosques de cedros. Usaron la construcción de postes y vigas con vigas para construir casas comunales (con un promedio de sesenta pies de largo) para varias familias. Agruparon estas casas en pueblos invernales frente a la costa. Los techos de los cobertizos y los techos a dos aguas se hicieron con rocas para mantener las tablas del techo en su posición. En verano, muchos indios sacaban tablones de sus casas para usarlos en los campamentos de pesca del salmón, mientras que otros construían viviendas adosadas temporales con matorrales y esteras de corteza de cedro.

En el sudoeste, los indígenas construían viviendas de cuatro o cinco pisos con piedra o ladrillos y mortero de adobe secados al sol. Los pueblos se componían de casas agrupadas de varias habitaciones con tejados conectados, pasillos interiores, cámaras religiosas subterráneas (kivas), plazas públicas y terrazas de trabajo. Los escalones y escaleras conducían a los pisos superiores. Los antepasados ​​probables de estos indios pueblo fueron los anasazis, quienes construyeron viviendas en los acantilados que los arqueólogos creen que sugieren el uso de arquitectos y contratistas de construcción sofisticados.

Bibliografía

Ferguson, William M. Los anasazi de Mesa Verde y las Cuatro Esquinas. Boulder: Prensa de la Universidad de Colorado, 1996.

Morgan, William N. Arquitectura precolombina en el este de América del Norte. Gainesville: University Press of Florida, 1999.

Nabokov, Peter y Robert Easton. Arquitectura nativa americana. Nueva York: Oxford University Press, 1989.

Wedel, Waldo R. Prehistoria de las Llanuras Centrales: Ambientes Holocenos y Cambio Cultural en la Cuenca del Río Republicano. Lincoln: Prensa de la Universidad de Nebraska, 1986.

Veda BoydJones