Altura, dorothy

Marzo

La carrera de Dorothy Height como activista y reformadora se ha dedicado a trabajar para los afroamericanos a través de organizaciones de mujeres, que van desde clubes de niñas y hermandades de mujeres hasta la YWCA y el Consejo Nacional de Mujeres Negras (NCNW). Height nació en Richmond, Virginia; su familia se mudó a Rankin, Pensilvania, cuando ella tenía cuatro años. En este pueblo minero, ella y su familia participaron activamente en la vida de su iglesia y grupos comunitarios. De joven, Height participó en clubes de niñas locales y en la YWCA, y asumió el liderazgo a una edad temprana. Este fue el comienzo de su exitosa combinación de trabajo religioso y comunitario, parte de una larga tradición afroamericana.

Height se graduó de la Universidad de Nueva York en 1932. Pudo completar el título en tres años gracias a un arduo trabajo y el apoyo de una beca Elks. Durante este período, también asumió una serie de trabajos a tiempo parcial en restaurantes, en una fábrica, en lavanderías, escribiendo obituarios de periódicos y revisando pruebas para el periódico de Marcus Garvey. Mundo negro. Luego pasó un año más en la universidad para obtener una maestría en psicología educativa. A partir de ahí, asumió el cargo de directora asistente del Centro Comunitario de Brownsville en Brooklyn y se involucró con el Movimiento Juvenil Cristiano Unido. Viajó a Inglaterra y Holanda para representar a su grupo en conferencias de jóvenes cristianos en 1937; También conoció a Eleanor Roosevelt y ayudó a Roosevelt a planificar el Congreso Mundial de la Juventud de 1938 que se celebró en Vassar College.

Desde 1935 hasta 1937, Height fue asistente social del Departamento de Bienestar Social de la ciudad de Nueva York. A raíz de los disturbios de Harlem de 1935, se convirtió en la primera supervisora ​​de personal negra de su departamento. En busca de un puesto que le diera una gama más amplia de experiencia laboral, dejó el Departamento de Bienestar Social en 1937 para trabajar para la YWCA de Harlem como directora asistente de su residencia, Emma Ransom House. En este puesto, Height adquirió experiencia en los problemas que enfrentan muchas mujeres afroamericanas en el trabajo doméstico y aprendió a administrar una organización comunitaria. También se involucró con NCNW a través de su amistad con Mary McLeod Bethune.

En 1939, Height aceptó el puesto de secretaria ejecutiva de la YWCA Phillis Wheatley en Washington, DC También comenzó a trabajar con la hermandad de mujeres Delta Sigma Theta, alentando a ambas organizaciones a mejorar las vidas de las trabajadoras afroamericanas. Sus esfuerzos sobresalientes llevaron a Height a un puesto en la junta nacional de la YWCA en 1944. Participó en la organización de la conferencia decisiva de la YWCA en 1946, en la que la organización se pronunció a favor de la integración racial de sus programas. Desde 1947 hasta 1956 se desempeñó como presidenta de Delta Sigma Theta, convirtiéndola en una organización internacional además de expandir su trabajo en casa.

Height se convirtió en presidenta del Consejo Nacional de Mujeres Negras en 1957. Bajo su liderazgo, la NCNW, un grupo que agrupa a una amplia variedad de organizaciones de mujeres negras, se convirtió en un participante activo en las luchas por los derechos civiles en los Estados Unidos. También involucró a la YWCA en asuntos de derechos civiles a través de su puesto como secretaria del Departamento de Justicia Racial de la organización, un trabajo que asumió en 1963.

Aunque fue moderada en su enfoque de la cuestión de los derechos civiles, Height nunca ha cesado sus actividades en busca de la igualdad. Su compromiso ha sido una lucha llevada a cabo a través de la más amplia gama posible de organizaciones, por lo que se ha desempeñado como consultora de muchas fundaciones privadas y agencias gubernamentales. Ella fue una fuerza importante para hacer que la YWCA fuera fiel a su declaración de 1946 sobre el trabajo interracial. En la convención del grupo de 1970, ayudó a escribir una nueva declaración de propósito para la YWCA, declarando que su único imperativo es la eliminación del racismo.

Gracias a la participación de Dorothy Height, la YWCA ha avanzado en sus actitudes y acciones con respecto a las mujeres afroamericanas. El pleno compromiso de la organización con la integración y la paridad en su funcionamiento se debe mucho a su trabajo. Ella continúa guiando a la NCNW y la ha convertido en una voz importante en la articulación de las necesidades y aspiraciones de las mujeres afrodescendientes en todo el mundo. En 1993, la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color le concedió la Medalla Spingarn. En 1996, en una ruptura con colegas moderados, se dirigió a la Marcha del Millón de Hombres. En diciembre de 1997, Height renunció al Consejo Nacional de Mujeres Negras.

En 2003 Height publicó sus memorias, Abre de par en par la puerta de la libertad. En 2004 recibió la Medalla de Oro del Congreso y fue honrada por Barnard College, setenta y cinco años después de haber sido rechazada de la universidad.

Véase también Bethune, Mary McLeod; Garvey, Marcus; Consejo Nacional de Mujeres Negras

Bibliografía

Giddings, Paula. En busca de la hermandad. Nueva York: Morrow, 1988.

Altura, Dorothy. Abre de par en par las puertas de la libertad: una memoria. Nueva York: Asuntos Públicos, 2003.

Hill, Ruth Edmonds y Patricia Miller King, eds. El Proyecto de Historia Oral de Mujeres Negras. Westport, Connecticut: Meckler, 1991.

Judith Habenfeld (1996)
Actualizado por editor 2005