Abbè georges e

El astrónomo belga Abbé Georges Édouard Lemaîtrédouard Lemaître (1894-1966) originó lo que se denominó la teoría de la cosmogonía del "big bang".

Georges Lemaître nació en Charleroi el 17 de julio de 1894. Ya a los 9 años había decidido ser científico y sacerdote. Nunca vio ningún conflicto esencial entre ciencia y religión; Más tarde en la vida, se dice que preguntó: "¿Sabes dónde está el meollo del malentendido? Realmente es una broma para los científicos. Son un grupo de mentalidad literal. Cientos de científicos profesionales y aficionados todavía creen que el La Biblia pretende enseñar ciencia. Esto es muy parecido a asumir que debe haber un auténtico dogma religioso en el teorema del binomio ".

En la Universidad de Lovaina, Lemaître tomó cursos de ingeniería y humanidades, con énfasis en el primero. En 1914 se había convertido en un ingeniero de minas civil de primera clase y, al estallar la Primera Guerra Mundial, se unió al ejército belga. Gradualmente, los intereses de Lemaître pasaron de la ingeniería a las matemáticas y las ciencias físicas. En 1920 obtuvo su doctorado en estas últimas materias. Al ingresar al Seminario de Malinas, donde se le permitió continuar sus estudios científicos, se familiarizó con la teoría general de la relatividad de Albert Einstein. En 1923 fue ordenado sacerdote. Luego estudió en la Universidad de Cambridge, Inglaterra. En Estados Unidos durante 1924-1925, Lemaître persiguió sus intereses en la relatividad, especialmente sus implicaciones cosmológicas, en la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts. En 1925 regresó a la Universidad de Lovaina, donde primero fue puesto a cargo de cursos y luego nombrado profesor.

La contribución científica más importante de Lemaître, sus ideas sobre el origen del universo, que más tarde se denominará la teoría de la cosmogonía del "big bang", desarrollada en Lovaina durante 1925-1931. Estas ideas fueron estimuladas por las observaciones de VM Silpher, que mostraron que las líneas espectrales de las estrellas en las nebulosas se desplazan hacia el extremo rojo del espectro, lo que implica que estas nebulosas se están alejando de la tierra. Para Lemaître, esto parecía incompatible con el modelo estático del universo lleno de materia de Einstein; más prometedor fue el modelo de De Sitter, en el que las nebulosas se separaron progresivamente más. Pero el modelo de De Sitter tampoco le pareció satisfactorio a Lemaître.

En 1925, Lemaître anunció su intención de explorar más la teoría de De Sitter. Dos años más tarde logró reconciliar el universo de De Sitter con el universo de Einstein mediante un modelo intermedio, un universo en expansión lleno de materia, para el cual Lemaître dedujo una ley que relacionaba las distancias de las nebulosas con sus velocidades de expansión, una ley que resultó estar de acuerdo. con las mediciones de EP Hubble de 1929.

En 1931, Lemaître formuló su famosa hipótesis, la teoría de la cosmogonía del "big bang", para explicar la expansión del universo. Según el propio relato de Lemaître, mientras leía un artículo de 1931 sobre el origen y el fin del mundo se le ocurrió la idea básica. Supongamos, razonó, revertimos un proceso bien conocido, la multiplicación cada vez mayor de partículas de energía radiante (o cuantos) en el universo. Si la energía total permanece constante, obtendremos en algún momento remoto del pasado sólo un gran cuanto de energía, un "átomo primordial", como él lo llamó. Este átomo primigenio —en la creación del universo— debió por tanto haber explotado en una enorme bola de fuego; y Lemaître demostró más tarde cómo esta explosión, obedeciendo sólo a las leyes físicas conocidas, podría haber producido las nebulosas en constante expansión, las estrellas y todos los demás componentes del universo observable, incluidos los elementos radiactivos y los rayos cósmicos de altísima energía.

Lemaître también exploró una variedad de campos, desde los rayos cósmicos hasta las máquinas de calcular. Si bien vio que las investigaciones de posguerra de Baade respaldaban su escala de tiempo cosmológica, también vio su modelo cosmogónico desafiado por la teoría del estado estable de H. Bondi, T. Gold y F. Hoyle. En la actualidad, sin embargo, el modelo de Lemaître ha recibido apoyo adicional por la detección de una cantidad muy pequeña de radiación en el universo, presumiblemente sobrante de la bola de fuego primordial que estalló en dos hace varios miles de millones de años. Lemaître murió en Lovaina el 20 de junio de 1966.

Otras lecturas

Una descripción general de la obra de Lemaître se encuentra en el prefacio de Ferdinand Gonseth al libro de Lemaître. El átomo primitivo: un ensayo sobre la cosmogonía, traducido por Betty H. y Serge A. Korff (1950). Para antecedentes, véase George Gamow, La creación del universo (1952) y Milton Munitz, ed., Teorías del universo (1957). □